Categoría: Experiencias personales

carolina-rodriguez

El impacto psicológico en los padres de niños con Diabetes

En el mundo de quienes cuidan a personas con diabetes, se teje una red invisible de emociones, desafíos y aprendizajes que merece ser explorada. En esta charla tan significativa, nos acompaña Carolina Rodríguez, psicóloga y madre de dos hijos con diabetes, quien generosamente comparte su experiencia y sabiduría con nosotros. Adentrémonos juntos en el complejo mundo del cuidado de personas con diabetes y descubramos el profundo impacto psicológico que esta labor conlleva.

¿A que edades diagnosticaron a tus hijos la diabetes? Como psicóloga y madre de hijos con diabetes, ¿podrías hablarnos sobre el impacto emocional que puede experimentar un cuidador en esta situación?

En los últimos 12 años, mi vida ha sido un viaje que entrelaza mi profesión con las experiencias que he vivido al cuidar a mis hijos con diabetes. El impacto psicológico de recibir un diagnóstico es abrumador, especialmente cuando se trata de los padres que ven a sus hijos enfrentar esta condición y todo lo que conlleva.

El primer diagnóstico llegó cuando mi hijo mayor tenía solo un año y dos meses. A esa temprana edad, el impacto fue inmenso. La falta de información y tecnología actual complicaba el tratamiento, llevándonos a realizar controles de glucosa manualmente sin comprender completamente la situación. Fue un desafío doloroso, especialmente lidiar con un bebé que no podía comunicarse sus necesidades.

Años después, en julio de 2022, mi hijo más joven, Cristóbal, fue diagnosticado a los 7 años. Este segundo diagnóstico fue diferente. La sospecha previa me permitió prepararme emocionalmente y acompañar a mi hijo en este nuevo capítulo. Aunque nunca se está completamente listo para afrontar un diagnóstico nuevamente, poder construir ese momento para él fue fundamental.

El impacto emocional de ser cuidador de niños con diabetes es profundo y desafiante. Cada experiencia, cada diagnóstico, ha marcado mi camino y ha moldeado mi perspectiva sobre la vida, la salud y la resiliencia familiar.

¿Qué consejos darías a otros cuidadores para manejar estos desafíos emocionales?

Cada etapa de la diabetes es diferente y tiene sus desafíos. El debut/diagnostico, creo que es una etapa muy fuerte, de muchas emociones, tanto para el paciente como para los cuidadores o figuras significativas. En el debut los padres tienen un doble rol: tiene su propio dolor, pero al mismo tiempo, como padres, deben acompañar y contener a sus hijos.

Mas adelante… cada etapa del desarrollo tiene sus propias características y desafíos.. niños, adolescentes, adultos, por ende ir acompañando en dm1, concorde a lo que se requiere en cada etapa + lo que necesita cada individuo en particular.

SIEMPRE en gestión emocional, SIEMPRE primero tengo que partir por mi propia gestión.

¿Cómo has experimentado la diferencia entre la teoría y la realidad en tu propia vida como madre y  profesional?

La experiencia de vida me ha permitido empaparme de todo lo que implica vivir con dm1. Y eso ha sido un doctorado… porque he vivido en carne propia todo. Entonces cuando tengo un paciente adulto, un papa, un niño… hablamos el mismo idioma, dimensiono todo de lo que me habla. Porque yo también lo he vivido. Sin embargo, hay 2 cosas que son diferentes: la experiencia subjetiva de cada persona, y sus características personales (su historia de vida, sus recursos, su situación actual, sus dolores, etc) y finalmente como profesional tu trabajas con eso porque no somos maquinas, manejar la diabetes no es hacer una torta con una receta de cocina… es acompañar a alguien con cada una de sus características que lo hacen único e irrepetible.

¿Cómo has logrado reconciliar esta brecha entre la teoría y la realidad en tu papel de madre y psicóloga?

Es una tremenda pregunta. Si bien, uno como profesional tiene mucha teoría y conocimientos en el cuerpo, creo que un aprendizaje en mi vida en torno a este tema es que primero soy ser humano, luego mujer, luego mamá… y como en sexto lugar está la psicóloga. Yo soy la mamá de mis niños, no la terapeuta. Y esta mamá a veces llora, se cansa, se frustra, grita, se equivoca etc. Creo que la teoría me ha ayudado a tratarme con autocompasión y a ser flexible, me ha enseñado a pedir ayuda cuando lo he necesitado y ha perdonarme a mí misma cuando me he equivocado. Indudablemente mi profesión me ha dado muchas herramientas, pero es de doble filo, porque lo peligroso está en habitar desde la exigencia y olvidar a la mamá que vive con dm1

¿Cómo describirías la teoría detrás de la diabetes a un niño?

Creo que la teoría es teoría. Y como tal, se queda corta muchas veces. Porque cada persona es diferente, si bien existen protocolos, tips generales: como tratar una hipoglicemia, por ejemplo, cada persona es única y responde de manera diferente a distintas situaciones. Una cosa es la educación que te dan en el diagnostico, pero vas aprendiendo una infinidad de cosas en el camino y hacerlas calzar todas para gestionar tu diabetes… es un arte. Ejemplo: En mi caso: dos hermanos con dm1… hacen lo mismo, comen lo mismo… y responden diferente: uno se sube, el otro se baja, etc…

¿Qué consejos prácticos darías a otros padres sobre cómo abordar este tema con sus hijos?

 No perder de vista al niño / adolescente que hay detrás de la diabetes. Tenemos que lograr ver las cosas al revés. Esta el niño en primer plano, y la diabetes detrás. Es tanto lo que tienes que hacer en dm1 que se nos pierde el objetivo principal… mirar a quien vive con dm1

¿Cómo describirías los juicios de valor comunes que surgen cuando una persona con diabetes decide no utilizar un sistema de monitorización continua o una bomba de insulina?,

Creo que juzgamos mucho y nos detenemos a comprender poco. Quizá, en vez de juzgar el por qué no lo usan, debiésemos hacerles la pregunta… ¿que necesitarías que ocurriera para poder usarlo, que tendría que ser diferente? ¿Que te impide usarlo?.

Sabemos que el manejo de la diabetes sin esta tecnología se hace mucho mas complejo. Usarlos te facilita tremendamente el tratamiento, entonces, debe haber una razón de peso para no usarlo… vamos a comprender entonces que ocurre.

¿Qué sucede cuando alguien con diabetes prefiere no pincharse en público? Es respetable, es entendible. Cada uno tiene sus ritmos, sus tiempos y subjetividades. Lo importante es que eso no influya en tu adherencia al tratamiento. Creo que mas allá de juzgar conductas, es necesario que nos hagamos la pregunta de ¿Qué es lo que gatilla esa conducta? No se pincha por vergüenza, por miedo.. etc. Ir al baño cada vez tiene un impacto… te gustaría que fuera mas fácil? Que necesitarías para poder pincharte en publico? .

Es diferente esta situación en un adolescente de 15 que solo busca pertenecer al grupo y ser igual a todos…. que en alguien de 28 años, por ejemplo

¿Qué consejos darías para abordar estos juicios de valor y fomentar un ambiente de apoyo y comprensión?

Vuelvo a la respuesta anterior: mirar a la persona que vive con dm1. Su historia, sus características, etc.

Asumir una condición crónica de este tipo, implica hacer un trabajo de duelo y aceptación. Unos lo hacen antes, otros después, otros nunca lo hacen. Como seres humanos nos cuesta tanto amarnos a nosotros mismos, querernos y cuidarnos incondicionalmente, tratarnos bien a nosotros mismos, etc. Cuando tienes una condición crónica, esto se hace mucho más necesario. No es ser egocéntricos, no es ser egoístas, es un acto de amor propio, de autocuidado y de autocompasión.

Conectar conmigo mismo, y desde ahí pedir lo que necesito a personas cercanas y significativas. Creo que un primer paso tienen que ver con trabajar nuestros propios juicios y fantasmas personales que a lo largo de la vida hemos mal aprendido, tienes que ser fuerte, no dependas de nadie, tienes que ser exitoso, etc,

Charla completa Carolina Rodríguez y Salva Sánchez
tarjeta-consol-nutricionista

Nutrición Integrativa: Consol Simon

Hablamos con Consol Simón, farmacéutica y nutricionista especializada en diabetes y con más de 19 años de experiencia viviendo con diabetes tipo 1, sobre uno de los pilares fundamentales en el control de la diabetes: La Nutrición.

Consol también es la creadora de nutridiabeticame, una página en redes sociales que busca proporcionar información y una perspectiva diferente sobre la nutrición en diabetes. Su objetivo es mostrar que la nutrición puede ser algo bonito y amplio, más allá de contar carbohidratos. Además, Consol desea que aprendamos a disfrutar de la alimentación desde una perspectiva más completa, teniendo en cuenta otros nutrientes importantes como las proteínas y las grasas.

La nutrición en diabetes ha evolucionado mucho a lo largo de los años. Ya no se trata solo de seguir un régimen estricto, sino de adaptar la alimentación a cada persona y tener en cuenta su estilo de vida. Es importante conocer los carbohidratos que consumimos para controlar los niveles de glucosa, pero no debemos descuidar otros aspectos como las proteínas y las grasas.

Consol nos cuenta que cuando fue diagnosticada hace 19 años, la nutrición en diabetes se limitaba a una dieta restrictiva y monótona. Sin embargo, ahora sabemos que podemos comer de todo, siempre y cuando controlemos adecuadamente los carbohidratos y adaptemos nuestra alimentación a nuestras necesidades individuales.

La diabetes puede ser una enfermedad complicada de manejar, pero Consol nos demuestra que con la información correcta y una actitud positiva, es posible llevar una vida plena y disfrutar de la comida sin restricciones excesivas. La clave está en conocer nuestro cuerpo, controlar lo que comemos y encontrar un equilibrio entre el consumo de alimentos y la actividad física.

La nutrición en diabetes no se trata solo de contar carbohidratos, sino de adaptarla a nuestras necesidades individuales y aprender a disfrutar de la comida de manera saludable.

Consol Simón

Recibir un diagnóstico de diabetes a una edad temprana puede ser un desafío abrumador. En esta entrevista, Consol comparte su experiencia de enfrentar el diagnóstico de diabetes a una edad joven. A medida que discute sus recuerdos y cómo afrontó la condición, se destaca el papel crucial que desempeñó la educación y el apoyo familiar en su manejo.

Consol nos comenta que fue diagnosticada casi un mes después de una analítica con un nivel de glucosa de 347. Este resultado preocupante dejó en claro que algo no iba bien. Explica que estuvo en el hospital durante diez días, donde aprendió sobre farmacología y el manejo de los carbohidratos. Durante este tiempo, recibió educación vital que le permitió asumir el control de su diabetes en casa.

Consol destaca la importancia del conocimiento previo de la enfermedad en su familia, ya que tenía parientes cercanos que también vivían con diabetes tipo 1. Agradece el apoyo y marcaje constante de sus padres, quienes la educaron y le dieron pautas para manejar la condición desde una edad temprana.

Aunque durante la adolescencia experimentó ciertos desafíos en el manejo de su diabetes, Consol nunca sintió que la condición la detuviera en nada. Agradece la educación que recibió y destaca que nunca vio a la diabetes como algo que limitara su vida, sino algo que debía adaptar a su rutina diaria. A través de la educación y el apoyo de sus padres, pudo llevar una vida normal sin sentirse restringida por la diabetes.

Consol destaca la importancia de la educación y el apoyo familiar en el manejo y afrontamiento de la diabetes desde una edad temprana. Aunque cada experiencia con la enfermedad es única, queda claro que recibir información adecuada y contar con un sistema de apoyo sólido puede marcar la diferencia en la vida de una persona diagnosticada con diabetes a una edad temprana. La historia compartida en esta charla inspira a otros a buscar educación y apoyo en su propio camino con la diabetes, recordándoles que pueden vivir una vida plena y satisfactoria a pesar de la condición.

Es muy importante cómo hablamos, como nos expresamos y como damos la información. Yo sí que intento muchas veces pues hablar un poquito de todo, hay que intentar no no educar en el miedo sino para mí es muy distinto educar en el miedo que educar en la responsabilidad.

Consol menciona que es crucial recibir información precisa sobre la diabetes, especialmente en las consultas médicas. Sin embargo, reconoce que existen diferentes tipos de profesionales y que la calidad del apoyo ofrecido puede variar. Algunas personas pueden recibir un mensaje negativo o lleno de temores en lugar de herramientas y recursos para manejar la enfermedad. También enfatiza la importancia de educar en la responsabilidad en lugar del miedo, para evitar que las personas vivan con ansiedad constante por posibles complicaciones.

Además, destaca la falta de información dentro de la sociedad sobre lo que realmente implica vivir con diabetes. Muchas veces, las personas tienen ideas equivocadas sobre la enfermedad, como creer que comer mucho azúcar causa diabetes o que los productos sin azúcar son la solución. Señala que es necesario que la información sobre la diabetes llegue a la sociedad de manera precisa y actualizada.

En cuanto a la atención médica, señala que a menudo hay una falta de tiempo en las consultas, lo que limita la cantidad de información que se puede proporcionar. Esto puede llevar a que los pacientes reciban información de manera fragmentada y no tengan un panorama completo de su condición.

Video completo

Carbohidratos: más que números

Consol argumenta que los carbohidratos no afectan directamente a la diabetes, pero su manejo es de vital importancia. Es esencial conocer el conteo de carbohidratos, el índice glucémico y las porciones adecuadas para mantener un control adecuado del azúcar en la sangre. No todos los carbohidratos son iguales, y entender cómo cada uno afecta a nuestro cuerpo puede ayudarnos a tomar decisiones más informadas sobre nuestra alimentación.

Los carbohidratos realmente no afectan se gestionan. Para mí cambia el paradigma y los hidratos de carbono no afectan a la diabetes se gestionan, es decir, si yo conozco la cantidad de hidratos de carbono conozco cuáles son los hidratos de carbono que me van a impactar mejor y seleccionarlos dependiendo de nuestra vida, se gestionan mejor que otros.

El papel de las grasas y las proteínas

El enfoque dietético para las personas con diabetes no debe limitarse solo a los carbohidratos. Nuestra entrevistada enfatizó la importancia de incluir grasas saludables y proteínas en una dieta equilibrada. Las grasas saludables, como las encontradas en el aguacate, los frutos secos y el aceite de oliva, pueden ayudar a regular el azúcar en la sangre y brindar una sensación de saciedad. En cuanto a las proteínas, éstas pueden ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y contribuir al crecimiento y reparación celular.

Personalización y factores individuales

Consol resalta la importancia de la personalización en el manejo de la diabetes. Cada persona es única y diferentes factores, como la sensibilidad a la insulina y el nivel de actividad física, pueden afectar la absorción y el manejo de los carbohidratos. Por lo tanto, es crucial trabajar en colaboración con un profesional de la salud para adaptar la alimentación y el tratamiento a las necesidades individuales.

La charla reveló la importancia de ir más allá de los carbohidratos al abordar el manejo de la diabetes. Si bien es esencial considerar la cantidad, el índice glucémico y las porciones de los carbohidratos, también es crucial tener en cuenta las grasas y las proteínas en una dieta equilibrada. La personalización, entendiendo los factores individuales y la gestión de problemas digestivos, son aspectos clave para lograr un control óptimo de la diabetes. Al trabajar en colaboración con profesionales de la salud, los individuos pueden desarrollar una estrategia nutricional adaptada a sus necesidades, mejorando así su calidad de vida y bienestar en general.

Digestión y absorción de carbohidratos

El impacto de los problemas digestivos en la absorción de los carbohidratos también fue mencionado durante la entrevista. Algunas personas con diabetes pueden experimentar dificultades digestivas que pueden afectar la forma en que su cuerpo procesa y absorbe los carbohidratos. Es importante tener en cuenta estos factores adicionales al diseñar un plan de alimentación individualizado.

Conocer a la persona como un todo, a veces en diabetes se deja un poco de lado, se nos enseña a contar carbohidratos pero no se nos dice cuánto duermes, cuánto deporte haces, cómo te encuentras tú mentalmente, cuál es tu trabajo. Estos son parámetros muy importantes dentro de la nutrición porque aunque queramos hablar de una nutrición general y saludable para todo el mundo, hay que tener en cuenta ciertos parámetros de la persona que engloben tanto los parámetros físicos, como mentales, como espirituales

Nutrición Integrativa

Tecnología y diabetes

Consol reconoce que el monitoreo constante y la cantidad de información pueden ser abrumadores y estresantes. Enfatiza la importancia de la atención personalizada y no generalizar las experiencias con la diabetes.

Aunque cree que la tecnología ha sido beneficiosa, señala que todavía existe una falta de información proporcionada en las consultas médicas. Sugiere que la educación sobre la diabetes debería incluir una comprensión integral de cómo utilizar e interpretar la tecnología.

Consol subraya la importancia de buscar ayuda y orientación de profesionales de la salud. Los médicos, educadores en diabetes y otros especialistas pueden proporcionar una valiosa guía y apoyo para el manejo adecuado de la enfermedad. No debe existir temor o vergüenza en buscar asistencia, ya que contar con el respaldo de expertos puede marcar una gran diferencia en la calidad de vida de las personas con diabetes.

andres-ricon-puente-bici-en-el-aire

Diabetes: Información y Conciencia con Andrés Rincón.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo, y cada individuo vive su experiencia de manera única. En este artículo, nos centraremos en la experiencia de Andrés Rincón, quien ha vivido con diabetes desde una edad temprana. A través de su testimonio, exploraremos cómo ha enfrentado el diagnóstico, la adaptación a un nuevo estilo de vida y los desafíos que ha superado a lo largo de los años.

Diagnóstico

Andrés fue diagnosticado con diabetes tipo 1 a los 10 años de edad. Su experiencia inicial fue desconcertante para él y su familia, ya que nadie en su entorno tenía conocimiento previo sobre la enfermedad. Aunque fue difícil para él y sus seres queridos aceptar la realidad de vivir con una enfermedad crónica, Andrés mostró una admirable resiliencia y se adaptó rápidamente a su nueva rutina de cuidado personal.

Yo tengo diabetes desde hace 22 años. Me detectaron la enfermedad cuando tenía 10 años. A diferencia tuya, en mi familia nadie conocía la diabetes ni sus síntomas. En cierta ocasión, jugué a fútbol hasta tarde en la noche y luego tuve una sed intensa. Mi mamá, sin saber lo que pasaba, me dio aguapanela para calmar la sed. Esa noche tomé alrededor de 10 tazas, pero no pude dormir. Al día siguiente, desperté con los ojos hundidos, ojeras y dolor de estómago. Fuimos a urgencias, donde me diagnosticaron diabetes tipo 1 y estuve hospitalizado durante 8 días.

El diagnóstico

Durante su proceso de adaptación, Andrés contó con el apoyo incondicional de su familia. Sin embargo, también fue consciente de que el diagnóstico de diabetes no solo afectaba su vida, sino también la de sus seres queridos. Sus padres experimentaron una mezcla de preocupación y temor por el bienestar y la salud de Andrés. A medida que aprendieron más sobre la enfermedad y cómo manejarla, pudieron brindarle el apoyo emocional necesario para sobrellevar su día a día con diabetes.

Personalmente, desde pequeño siempre me adapté fácilmente a los cambios que la vida me presentaba. Aunque no fue fácil, asimilé la enfermedad con facilidad. Cuando comencé a inyectarme insulina, no me pareció doloroso. Sin embargo, para mi madre fue muy difícil. Ver a su hijo tan pequeño con esta enfermedad y tener que inyectarme insulina tres o cuatro veces al día fue duro para ella. Tuvo miedo y se imaginaba lo peor.

Andrés tuvo que adaptarse a una serie de cambios en su estilo de vida, incluyendo una alimentación equilibrada, ejercicio regular y el monitoreo constante de sus niveles de glucosa en sangre. A lo largo de los años, ha aprendido a controlar su diabetes de manera efectiva, gracias a una educación continua y al seguimiento de las recomendaciones médicas. Ha encontrado en la disciplina y la información actualizada sobre el manejo de la enfermedad una herramienta fundamental para mantener su bienestar y prevenir complicaciones a largo plazo.

Sistema sanitario en Colombia

Como residente de Colombia, Andrés nos habla del sistema sanitario en lo que respecta al control y manejo de la diabetes.

Video completo

En Colombia, el sistema sanitario desempeña un papel crucial en el acceso a los suministros necesarios para el tratamiento de la diabetes.

En este sentido, las Entidades Promotoras de Salud (EPS) desempeñan un papel importante al proporcionar los suministros necesarios para el manejo de la diabetes. Desde tiras reactivas hasta plumas de insulina e incluso bombas de insulina, las EPS han facilitado estos suministros a lo largo de los años. Aunque ha habido momentos de escasez en el pasado, en general, las EPS han sido fundamentales para garantizar el acceso a los insumos necesarios.

Conciencia

A través de su experiencia personal, Andrés ha buscado inspirar y educar a otras personas con diabetes. Ya sea a través de testimonios en redes sociales, participación en comunidades en línea o colaboraciones en proyectos relacionados con la diabetes. Su objetivo es mostrar que es posible vivir una vida plena y saludable a pesar de la enfermedad. Su ejemplo de fortaleza y determinación sirve como recordatorio de que la diabetes no define a una persona, sino que es solo una parte de su historia.

La experiencia de Andrés con la diabetes es un testimonio de resiliencia y adaptación. A través de su historia, podemos apreciar el impacto de un diagnóstico temprano, el papel crucial del apoyo familiar y emocional, los desafíos del sistema sanitario y la importancia de una educación continua. Andrés nos enseña que, con información, apoyo y determinación, es posible llevar una vida plena y activa a pesar de vivir con una enfermedad crónica como la diabetes.

Es importante destacar la importancia de la concienciación y la educación sobre la diabetes, tanto para los pacientes como para la sociedad en general. Con un buen control médico, información adecuada y la práctica regular de deporte, es posible llevar una vida plena y saludable a pesar de la diabetes.

La diabetes es una enfermedad que requiere un manejo constante y cuidadoso para mantener niveles de azúcar en sangre estables.

Información

La información también juega un papel vital en el manejo de la diabetes. Estar bien informado sobre la enfermedad, la alimentación adecuada y las prácticas de ejercicio puede marcar la diferencia en el control de los niveles de azúcar en sangre. Blogs y perfiles de Instagram dedicados a la diabetes son fuentes valiosas de información y apoyo para las personas que viven con esta enfermedad.

Es importante seguir las instrucciones de los profesionales de la salud, especialmente de los endocrinólogos, para asegurar una adherencia adecuada al tratamiento. Además, la alimentación y el ejercicio son componentes clave en el manejo de la diabetes.

Alimentación y deporte

En cuanto al ejercicio, diferentes tipos de actividad física pueden tener diferentes efectos en los niveles de glucosa en sangre. El fútbol y el ciclismo son dos deportes populares en Colombia, y el impacto en los niveles de azúcar puede variar según la intensidad y el tipo de ejercicio.

Con ambos deportes me pasa lo mismo, cuando practico deporte, las siguientes 8 ó 10 horas mis niveles de azúcar son muy estables, siempre tienden a bajar pero con la bomba de insulina que le pongo lo que se le denomina objetivo temporal me ayuda a mantener mis niveles entre 130 y 150 durante esas 10 horas posteriores al entrenamiento.

Cómo gestiona la diabetes y el deporte

La alimentación también desempeña un papel fundamental en el manejo de la diabetes. El conteo de carbohidratos es crucial para calcular las dosis de insulina necesarias. Contar con la ayuda de un nutricionista y tener una lista de los contenidos de carbohidratos de los alimentos facilita esta tarea. Mantener un equilibrio adecuado de carbohidratos en la dieta es importante, y enfocarse en frutas, legumbres y proteínas puede ser beneficioso.

Hoy en día, entender que no estamos siguiendo una “dieta” restrictiva, sino más bien adoptando un estilo de vida saludable, es fundamental. Este cambio de mentalidad nos permite disfrutar de la comida y explorar nuevas opciones culinarias. Alimentarnos de manera saludable no tiene por qué ser aburrido ni desagradable. Podemos aprender a hacer platos deliciosos y disfrutar de la comida incluso más que antes.

Enfrentar la diabetes

También es importante no dejarse llevar por los comentarios negativos o los estigmas asociados a la diabetes. Muchas personas tienen ideas equivocadas y pueden hacer comentarios desafortunados sin mala intención, pero es porque les falta conocimiento. Hoy en día, la tecnología y la ciencia han avanzado mucho, lo que nos permite llevar una vida normal y corriente.

Cuando era pequeño me decían “la insulina lo va a dejar ciego” un grave error, porque lo que nos deja ciego son los niveles altos de azúcar.

Es crucial concienciarnos sobre el cuidado que debemos tener, especialmente en términos de alimentación. Una alimentación saludable desempeña un papel clave en el éxito del manejo de la diabetes. Aunque pueda parecer que una alimentación saludable es aburrida, podemos aprender a hacer platos deliciosos y disfrutar de la comida aún más.

Además, las personas recién diagnosticadas y aquellas que ya llevan tiempo lidiando con la enfermedad deben recordar que el éxito en el control de la diabetes depende de cada uno de nosotros. Cuanto más nos cuidemos y nos concienciemos sobre cómo debemos alimentarnos, mejor será el control de la diabetes. Esto no solo influye en nuestra salud física, sino también en nuestra calidad de vida.

Es interesante cómo cada persona puede tener diferentes enfoques y preferencias en su propio manejo de la diabetes. Al final, lo importante es encontrar lo que funciona mejor para cada uno y cuidar nuestra salud mental y física.

Mi consejo para todas las personas que están comenzando su camino con la diabetes o que aún no tienen claro cómo enfrentarla, es que se enfoquen en adoptar un estilo de vida saludable. Esto implica alimentarse de manera adecuada, hacer ejercicio regularmente y tener una mentalidad positiva. La diabetes no tiene por qué limitarnos, podemos vivir una vida plena y disfrutar de cada momento.

Andrés Rincón

Estoy de acuerdo en que aprender de las experiencias de otros diabéticos puede ser muy enriquecedor. Compartir nuestros desafíos y logros, y escuchar diferentes perspectivas, nos ayuda a encontrar soluciones y a sentirnos acompañados en nuestro camino con la diabetes.

Andrés Rincón

Luisa Villaneda 00006

Yo elegí tener diabetes: Luisa Villaneda ejemplo de superación

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Hay diferentes tipos de diabetes, como la tipo 1, tipo 2 y… ¡sorpresa! ¡La tipo 3C también existe!

Resulta que existe una variante llamada diabetes tipo 3C. Esta versión es un poco peculiar, ya que está relacionada con problemas en el páncreas, como la pancreatitis crónica o incluso la extirpación quirúrgica del órgano.

En esta charla, conocimos a alguien muy especial, Luisa Villaneda: una administradora de empresas y educadora en diabetes. Nos contó que a veces es difícil aceptar el diagnóstico de diabetes, pero nos animó a abrazarla y aprender a controlarla.

¡La clave está en el conocimiento y la autoconciencia!

Imagínate tener un tumor en el páncreas que produce cantidades locas de insulina u otras hormonas. Eso es lo que le sucedió a nuestra valiente entrevistada, Luisa Villaneda. Tuvo que someterse a múltiples cirugías y finalmente perdió por completo su páncreas.

Yo tenía un tumor neuroendocrino que producía mucha insulina. En la búsqueda de ese tumor, que son muy pequeños, la decisión fue quitar el páncreas.

Luisa Villaneda

La diabetes tipo 3C viene con sus propios desafíos. No solo se trata de manejar la insulina, sino también de considerar otras funciones del páncreas relacionadas con el sistema gastrointestinal.

Luisa nos comparte su experiencia personal lidiando con la diabetes tipo 3C. Destaca la importancia de no solo centrarse en la insulina, sino también en las otras funciones del páncreas.

Al quitar el páncreas también quitas el bazo, la vesícula y parte del intestino.

Vol 1 Yo elegí tener diabetes: Hablamos con Luisa, un ejemplo de superación y resiliencia diabética

Es una historia llena de giros y vueltas, pero también nos recuerda la importancia de considerar todos los aspectos del páncreas en el manejo de esta enfermedad.

El proceso de diagnóstico no fue una fiesta precisamente. Le hicieron pasar por un ayuno y realizaron pruebas para evaluar la producción de insulina en su cuerpo. Fue una carrera contra el tiempo, pero finalmente obtuvieron los resultados y confirmaron su diagnóstico.

Luisa nos habla sobre la relación entre el páncreas y la diabetes. Resulta que el páncreas no es solo un órgano con nombre gracioso, sino que desempeña un papel crucial en la producción de insulina y en la digestión. ¡Hablamos de un trabajador multitarea!

El páncreas tiene una función endocrina, es la facilidad de producir insulina y glucagón, y otra función exocrina, producen tres encimas muy importantes para la digestión de los carbohidratos, grasas y proteínas.

Funciones del páncreas

Luisa nos cuenta sobre otra hormona llamada glucagón. Resulta que esta pequeñita es la encargada de elevar los niveles de azúcar en la sangre. Todo un equipo dinámico de hormonas en acción.

Desafortunadamente, cuando el páncreas no funciona correctamente, pueden surgir complicaciones. Luisa nos explica que tuvo que lidiar con un tumor pancreático que causaba estragos en su producción de insulina.

Luisa también reconoce que su conocimiento sobre el páncreas, especialmente en cuanto a su función exocrina en la digestión, es limitado. Pero está bien no ser un experto en todo. ¡Siempre hay espacio para aprender más!

Nos enseña sobre la importancia del páncreas en la producción de insulina, la función del glucagón y la importancia de comprender las diferentes funciones del páncreas. ¡Un recorrido informativo lleno de giros y sorpresas!

Imagínate que estás sentado en la mesa, disfrutando de una deliciosa comida. Bueno, resulta que tu cuerpo tiene un equipo de jugadores llamados jugos gástricos en el estómago. Estos jugos dicen: “¡Hey, esto es una grasa, vamos a romperla!” Y luego se dirigen a las harinas y dicen: “¡A romper esto también!”. ¿Qué significa romper? Bueno, es como convertir los alimentos en moléculas más pequeñas para que el cuerpo pueda digerirlos fácilmente. Todo esto sucede gracias a las enzimas digestivas que se encuentran en el páncreas.

Enzimas pancreáticas

Después de todo ese proceso de jugos digestivos en el estómago, pasamos al intestino. Y aquí viene lo interesante: cada parte del intestino tiene su trabajo. Cada uno dice: “¡Esto es lo que yo necesito absorber del alimento para funcionar correctamente!” Es como un juego de roles muy bien organizado.

Ahora, aquí viene algo importante. Resulta que el intestino es especialmente crucial para las personas con diabetes. ¿Por qué? Porque ayuda a absorber los alimentos de manera adecuada. De hecho, existen medicamentos orales que se enfocan en mejorar la absorción de alimentos en el intestino para personas con diabetes.

Pero ¿Qué pasa si no tienes un páncreas funcionando como el resto de nosotros? Bueno, en el caso de Luisa, ella tuvo una cirugía en la que le quitaron todo el páncreas. Ahora, ella depende de las enzimas pancreáticas que toma con cada comida para ayudar a su proceso digestivo.

Tu cuerpo no asimila las grasas, no puedes comer muchas harinas porque no puedes procesarlas y trata de comer fibra y frutas y vegetales, y no olvides las proteínas porque empezaras a perder músculos.

Pero no te preocupes, si se olvida de tomar las pastillas de enzimas pancreáticas, Luisa nos dice “no pasa nada”. Aunque, claro, es importante seguirlas tomando para asegurar una buena digestión.

Tomarte las pastillas después no funciona, eso supone 4 horas sintiéndome mal.

El páncreas desempeña un papel clave en la digestión, produciendo enzimas que ayudan a descomponer los alimentos. El intestino también tiene su papel en la absorción de nutrientes. Para aquellos que no tienen un páncreas funcionando correctamente, como Luisa, tomar enzimas pancreáticas puede ser necesario para una buena digestión.

Nos habló sobre la importancia de tomar su medicación, no tomarla puede llevar a síntomas desagradables como dolor de estómago y visitas frecuentes al baño. Así que recordemos siempre tomar nuestras pastillas y no olvidar nunca la insulina.

Pero aquí viene lo interesante: resulta que nuestra protagonista tomó una decisión inusual. Antes de tener diabetes, sufría de hipoglucemia severa, lo cual era un verdadero calvario. Constantes visitas al hospital y la necesidad de comer cada dos horas. Así que decidió tener diabetes para evitar ese problema. Ahora administra su condición como cualquier otro diabético, ¡pero con una historia bastante peculiar!

Una ventaja para mi es tener diabetes, a ti te tocó tener diabetes, yo escogí tener diabetes.

Y no es solo ella, ¡la diabetes parece ser cosa de familia! Su hermano también tiene diabetes tipo 1. Pero no dejan que eso los detenga, toman precauciones cuando salen, como informar a otros sobre su condición y tener a mano información de contacto de emergencia.

Esta entrevista nos muestra la importancia de tomar nuestra medicación, los retos que la protagonista enfrentó y cómo decidió tomar su destino en sus manos. ¡Asegurémonos de siempre tener nuestras pastillas y nuestra insulina a mano, y enfrentemos juntos los desafíos de la vida con una sonrisa!

Luisa hizo hincapié en la importancia de obtener información confiable y no creer todo lo que se encuentra en internet. ¡Cuidado con los mitos y las falsedades! También destacó que los médicos tienen una perspectiva cada vez más abierta hacia los pacientes con diabetes, lo cual es genial.

Hablamos sobre el miedo y la incomodidad que puede surgir al recibir un diagnóstico de diabetes, pero nuestra experta explicó que gran parte de eso viene de la desinformación. La clave está en educarse y aprender cómo manejar la enfermedad de manera adecuada.

También mencionó la importancia de pensar críticamente sobre las dietas y cómo cada persona puede tener respuestas diferentes a ciertos alimentos. Después de todo, ¡todos somos únicos!

Sabes, cuando se trata de probar diferentes dietas o ejercicios, es importante tener en cuenta cómo te afectarán personalmente. No todos reaccionamos igual a los mismos cambios en nuestra alimentación o rutina de ejercicio.

En resumen, esta entrevista nos enseñó que educarse sobre la diabetes es fundamental, desmitificar ideas falsas y adaptar el manejo de la enfermedad a nuestras propias circunstancias. ¡Así que vamos a abrazar nuestra diabetes con confianza y seguir aprendiendo para vivir una vida saludable y feliz!

Así que recuerda, no tengas miedo de probar cosas nuevas, pero siempre busca información y orientación adecuada. Cada persona es diferente y lo que funciona para algunos puede no funcionar para otros. Aprende de tu propio cuerpo, sé consciente de tus necesidades y disfruta del proceso de descubrimiento hacia una vida saludable.

Vol 2 Yo elegí tener diabetes: Hablamos con Luisa, un ejemplo de superación y resiliencia diabética
Antonio Alza

Puedo ser Policía y tener diabetes?: Antonio Alza policía diabetico

Los avances en el tratamiento y manejo de la diabetes, como las bombas de insulina, los sistemas de monitorización continua de glucosa y los tratamientos farmacológicos avanzados, han mejorado significativamente la calidad de vida de las personas con diabetes. Además, se han logrado avances importantes en la inserción laboral, permitiendo que más personas con diabetes accedan a trabajos que antes estaban restringidos.

En diabetes es crucial contar con la información y educación adecuada sobre la enfermedad para poder llevar una vida normal y controlar los niveles de glucosa de manera efectiva.

Antonio Alza

Antonio Alza, un Policía Municipal, comparte su experiencia personal con la diabetes y los desafíos que ha enfrentado en el ámbito laboral. Fue diagnosticado en 2003 a los 29 años, tras experimentar síntomas como frecuencia urinaria y pérdida de peso. Fue su madre quien reconoció estos síntomas y lo instó a hacerse la prueba, lo que llevó a su diagnóstico.

Antonio ha mantenido una actitud positiva hacia su diagnóstico y ha estado dispuesto a realizar los cambios necesarios en su estilo de vida. Él valora los avances en el tratamiento de la diabetes y los compara con el pasado, reconociendo el progreso significativo que se ha logrado.

Para cualquier trabajo pero no porque tenga diabetes, tienes que tener cierto cuidado físico. Y si vas a dedicarte a ser policía, bombero, a trabajos que van a requerir de un esfuerzo físico en un momento determinado, creo que tienes que cumplir determinadas condiciones físicas. Además tampoco es la diabetes limitante.

Referente a las pruebas físicas que se requieren para entrar en el cuerpo de policía.

Destaca que ha habido avances importantes en la inserción laboral de personas con diabetes. Anteriormente, muchas profesiones estaban restringidas para aquellos con esta condición, pero gradualmente se han eliminado esas restricciones y se ha ampliado la gama de oportunidades laborales disponibles. Aunque aún existen obstáculos y estigmas asociados con la diabetes.

Es importante perseverar y demostrar que las personas con diabetes pueden desempeñarse exitosamente en diversos trabajos.

Antonio Alza

Antonio nos cuenta cómo los avances en la tecnología y el tratamiento de la diabetes han cambiado la forma en que las personas la manejan. En el pasado, el control de la diabetes dependía en gran medida de las sensaciones. Sin embargo, ahora tenemos acceso a medidores continuos de glucosa y bombas de insulina que facilitan el monitoreo constante y el mantenimiento de niveles estables de azúcar en la sangre.

Gracias a los avances en el monitoreo continuo de glucosa y a la bomba de insulina que utiliza, Antonio ha logrado encontrar un equilibrio y controlar su diabetes de manera más efectiva. Sin embargo, reconoce que no siempre fue así, y que a día de hoy sigue confiando en sus sensaciones para controlar su enfermedad.

Muchas veces confiamos quizás en exceso en en estos aparatitos que llevamos. Y a veces se equivocan, a veces van más tarde, entonces el hecho de tener que sentir eso que sentíamos y eso que sentimos cuando vamos a entrar en hipoglucemia o en hiperglucemia me parece muy importante, porque el día que la tecnología no esté o que nos falle, para nosotros es importantísimo conocer las señales que nuestro cuerpo nos envía.

Referente al uso de la tecnología Vs sensaciones

Asignación de tareas

En cuanto a la asignación de tareas no ha tenido ningún tipo de discriminación por ser diabético. Aunque, debido a la pandemia del COVID-19, se le recomendó quedarse en la central por ser considerado grupo de riesgo, decidió salir a patrullar con sus compañeros porque sentía que era donde más podía ayudar. Su valentía y dedicación son dignas de reconocimiento.

Estrés y diabetes

En su trabajo como policía, Antonio ha experimentado situaciones de estrés que a menudo van acompañadas de un esfuerzo físico, lo que puede afectar sus niveles de azúcar en la sangre. Para contrarrestar esto, lleva consigo dextrosa para elevar sus niveles cuando comienza a sentir que están bajando.

El manejo del estrés es otro aspecto clave en la vida de las personas diabéticas, ya que puede afectar a los niveles de azúcar en la sangre. Antonio destaca la importancia de encontrar formas efectivas de gestionar el estrés, como el ejercicio regular, el tiempo de calidad con seres queridos.

Antonio menciona que a pesar de su trabajo como policía, no ha recibido ningún entrenamiento especializado sobre cómo manejar situaciones de emergencia relacionadas con la diabetes. Reconoce que es importante tener conciencia de las posibles complicaciones y estar preparado para actuar en caso de una crisis.

Antonio expresa confianza en sus habilidades para manejar su diabetes y afirma que nadie sabe o quiere decirle cómo hacerlo mejor. Si bien puede haber cursos disponibles sobre manejo del estrés, a Antonio no le han ofrecido ninguno en su entorno laboral.

Niveles de glucosa

En la entrevista, Antonio, un Policía Municipal con diabetes, comparte su experiencia en el manejo de los niveles de glucosa en la sangre. Destaca la importancia de mantener estos niveles bajo control para evitar complicaciones y asegurar un buen estado de salud.

En cuanto a su trabajo como policía, Antonio menciona que los diferentes turnos pueden tener un impacto significativo en sus niveles de glucosa. Para mantener estabilidad en sus niveles de glucosa, ha desarrollado una estrategia para gestionar su diabetes. Procura mantener un mismo horario de comidas dentro de una horquilla de dos horas más o menos. Si que nota diferencia respecto a trabajar por las noches, donde la glucosa tiende a ir a la baja, pero cuando empieza a bajar la glucosa se toma uno o dos sobres de dextrosa para compensar la bajada de azúcar.

Antonio utiliza una bomba de insulina para administrar su insulina de manera más precisa y controlada. A pesar de llevar uniforme como policía, ha encontrado una forma de ajustar su rutina de uso de la bomba para que sea cómoda y no interfiera con sus tareas diarias. Utiliza unos estuchitos que se acoplan al cinturón táctico para sostener tanto la bomba de insulina como la dextrosa, encontrando esta solución práctica y conveniente.

https://www.instagram.com/reel/C08WqbHiG47TsvyJxuUivtMyQByqSHsVX2Vp-80/

Cómo a acoplado la bomba de insulina al uniforme

Estigmatización de la diabetes

La pareja de Antonio juega un papel importante en su apoyo emocional. Ella también es diabética y está dispuesta a ayudar de inmediato, lo que brinda a Antonio un sentido de seguridad y tranquilidad.

Antonio ha enfrentado cierta estigmatización por parte de sus colegas cuando se administra inyecciones de insulina en público. Sin embargo, él cree firmemente que la diabetes no debería ser ocultada ni causar ningún problema. Compara las inyecciones de insulina con tomar una pastilla para un dolor de cabeza, enfatizando que es simplemente parte de su rutina diaria de cuidado personal.

A mí no me tiene por qué causar ningún problema. No debería tener que esconderme. No debería tener que ir a un baño a inyectarme insulina. La insulina la necesito para sobrevivir. Al final es como el que se toma una pastilla para el dolor de cabeza. No tenemos que irnos al baño a pincharnos. Lo que pasa es que está estigmatizado por lo que es. Porque al final es una inyección. Una pastilla Sí una inyección por favor vete al baño que la gente te va a ver.

En resumen, la entrevista con Antonio destaca los desafíos y estrategias en el manejo de la diabetes en el contexto de su trabajo como policía. Aunque pueda haber falta de capacitación específica en situaciones de emergencia y cierta estigmatización, Antonio ha encontrado formas efectivas de gestionar su diabetes y mantenerse saludable mientras realiza su labor policial.

Yo entiendo que si es una persona, que como yo, se ha embarcado en este tipo de profesiones, tiene unos buenos controles o que tiene unos controles por lo menos decentes porque, si no, no le van a dejar entrar, tiene que hacerse ciertas pruebas médicas y tienen que estar dentro de los niveles.
Y mucha paciencia.

Consejo práctico
Ver video completo
Ver video completo
Anja-perfil

Experiencias personales de Anja: información, tecnología y ayuno

¡Bienvenidos a Diabetedario! Nuestro objetivo con estas charlas es mostrar las experiencias personales de personas conectadas con la diabetes y ponerle cara a esta enfermedad. Queremos compartir las historias de aquellos que son diabéticos o tienen familiares afectados.

Hoy charlamos con Anja, a quien le diagnosticaron diabetes tipo 1 a los 9 años. Su médico de cabecera fue quien detectó su diabetes después de que ella experimentara síntomas como sed excesiva y fatiga. La ingresaron en el hospital durante tres semanas para estabilizar la glucosa y recibir la información y formación necesaria sobre cómo manejar su diabetes.

Información y diabetes

Anja aceptó su diagnóstico de diabetes sin mucho estrés, a pesar de su edad. Su madurez y responsabilidad la llevaron a tomar el control de su enfermedad desde el primer momento. Es admirable que haya asumido esta responsabilidad y haya aprendido a manejar la diabetes de manera efectiva.

También reconoce que tuvo una etapa rebelde más tarde, a los 23 años. Esto demuestra que incluso las personas que son maduras y responsables pueden atravesar momentos difíciles en su vida. Durante la entrevista resalta la falta de conocimiento y comprensión sobre la diabetes en décadas anteriores. También resalta la importancia de la educación y la información sobre la enfermedad.

Hablamos del progreso en la concienciación sobre la diabetes a través de plataformas como Instagram.

Es cierto que en el pasado había mucho desconocimiento y falta de recursos para el cuidado de esta enfermedad. Sin embargo, ha habido mejoras significativas en el manejo de la diabetes gracias al avance de la tecnología y la información disponible en la actualidad.

Recordar que cada persona tiene una experiencia única con la diabetes, por lo que es importante ser comprensivo y no juzgar a los demás. Cada uno tiene su propio camino y enfrenta sus propios desafíos.

Si necesitas más información o recursos sobre la diabetes, te recomendamos consultar fuentes confiables.

Es cierto que integrar el cuidado de la diabetes en aspectos como la salud mental y el trabajo puede ser todo un desafío. Sin embargo, es importante reconocer la importancia de abordar todas estas áreas para un manejo óptimo de la enfermedad.

Es importante que tu educador en diabetes te brinde apoyo y te ayude a adaptar el manejo de la diabetes a tu vida diaria. La personalización de las estrategias y la empatía son fundamentales para enfrentar los desafíos únicos que cada persona enfrenta en su día a día.

Anja Griebel

Tecnología y diabetes

En cuanto a la tecnología en el manejo de la diabetes, hemos hablado de cómo ha evolucionado a lo largo de los años. Desde medir el azúcar en orina hasta los medidores de glucosa en sangre y las aplicaciones móviles, los avances tecnológicos han facilitado el monitoreo y el control de la diabetes. Sin embargo, entendemos que este cambio puede resultar complicado para aquellos que están acostumbrados a ciertos dispositivos o métodos.

Es importante tener en cuenta que cada persona tiene sus propias preferencias y necesidades en el manejo de la diabetes. Si te encuentras en una situación en la que no tienes acceso a determinada tecnología o dispositivo, es posible que debas adaptar tus estrategias y buscar alternativas temporales para mantener un adecuado control de la enfermedad.

Recuerda que, independientemente de los recursos tecnológicos disponibles, la educación y la comprensión de la diabetes y sus requerimientos son fundamentales. No dudes en buscar apoyo y orientación de profesionales de la salud y en compartir tus experiencias con otros pacientes para aprender y crecer juntos en el manejo de la diabetes.

La tecnología ha tenido un impacto significativo en el manejo de la diabetes a lo largo de los años. Antes, las personas solían medir sus niveles de azúcar en orina y utilizar dispositivos grandes y engorrosos para controlar su glucosa. Sin embargo, con los avances tecnológicos actuales, existen opciones más convenientes y precisas, como los glucómetros y las bombas de insulina.

Es importante reconocer los beneficios que la tecnología ha brindado a las personas con diabetes, ya que les permite monitorear y controlar su condición de manera más eficiente. La disponibilidad de aplicaciones móviles y dispositivos portátiles facilitan el seguimiento de los niveles de azúcar en sangre, la administración de insulina y el registro de datos importantes.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta la dependencia excesiva de la tecnología y los posibles desafíos que esto puede plantear. Aquellos que han confiado únicamente en dispositivos tecnológicos pueden enfrentar dificultades si no tienen acceso a ellos, ya sea por problemas técnicos, falta de suministros o cualquier otra circunstancia.

Es fundamental que las personas con diabetes adquieran conocimientos básicos sobre el manejo tradicional de la enfermedad, como la administración de insulina con jeringas y el conteo de carbohidratos. Esto les permitirá adaptarse y sobrevivir en situaciones donde la tecnología no esté disponible o sea limitada.

Anja Griebel

Ayuno intermitente y dietas Low Carb

En mi experiencia personal, he tenido resultados positivos al seguir una dieta baja en carbohidratos y practicar el ayuno intermitente. He logrado perder 15 kg y he notado una mejora significativa en mi resistencia a la insulina.

Anja Griebel

Sin embargo, es importante destacar que el ayuno intermitente y las dietas Low Carb puede no ser adecuado para niños, ya que necesitan un mayor consumo de carbohidratos para su desarrollo adecuado.

En cuanto a la gestión de mi diabetes durante el ayuno intermitente, he aprendido a ajustar mi dosis de insulina de acuerdo con mis niveles de glucosa en sangre y los horarios de alimentación restringida. Esto requiere un monitoreo constante y comunicación con mi equipo médico.

Anja Griebel

Además, quiero enfatizar la importancia de mantener una dieta equilibrada y no excederse en el consumo de carbohidratos cuando se rompe el ayuno. Es esencial que busques información confiable y basada en evidencia científica en lugar de dejarse llevar por la desinformación que a veces se encuentra en las redes sociales.

Anja Griebel

Por último, cree firmemente en mantener una actitud positiva hacia la diabetes y no permitir que la enfermedad controle su vida. Busca apoyo y consejo de profesionales médicos especializados en el manejo de la diabetes, lo cual le ayuda a mantenerme motivada y comprometida con su bienestar.

También menciona la importancia de mantener una actitud positiva frente a la diabetes y no dejar que te controle. Estoy de acuerdo con Anja en que la diabetes es una condición desafiante, pero es fundamental aprender a vivir con ella y no dejar que te limite.

En cuanto a las redes sociales, sí, pueden ser útiles para algunas cosas, pero es importante que tengas cuidado y no confiar ciegamente en todo lo que se comparte en ellas.

Anja Griebel

Recuerda que siempre es recomendable que consultes con profesionales médicos especializados en el manejo de la diabetes para obtener información precisa y adecuada a tu situación específica.

Gracias por compartir tu testimonio y espero que continuemos viéndonos en el futuro. ¡Gracias a ti también!

Video completo
pluma-papel

Historias de un diabético: Las descompensaciones

Las descompensaciones de azúcar se caracterizan por un nivel de glucemia mayor a 250 mg/dl o por un nivel de glucemia inferior a 70 mg/dl. Lo más común es que se produzcan debido a un exceso de insulina en el caso de las hipoglucemias, y a una falta de insulina en el caso de las hiperglucemias. Hasta aquí todo correcto, pero las descompensaciones también pueden producirse debido a tres motivos: cambios de hábitos y comportamiento, cambios físicos y cambios emocionales.

Cuando tenía 18 o 19 años, toda mi familia estábamos de vacaciones en la playa. Una noche, mis hermanos, primos y algunos amigos salimos de fiesta. Mientras nos dirigíamos de un lugar a otro, pasamos por una terraza de un bar que estaba vacía. Aproximadamente a la mitad del camino, caí repentinamente víctima de una hipoglucemia. No sabía cómo el alcohol afectaba a los diabéticos, y combinado con una noche de mucha actividad, resultó en una hipoglucemia.

Mis hermanos actuaron rápidamente y me recuperaron enseguida. Pero cuando abrí los ojos, vi que estaban discutiendo con un Guardia Civil que se encontraba cerca. Al verme en el suelo, no tuvo mejor idea que decir: “Déjenlo ahí que se le pase la borrachera”. Fue un comentario desafortunado, aunque comprensible, al ser una zona de ocio nocturno. Automáticamente, se pusieron a nuestra disposición y, al ver que me estaba recuperando y escuchar las explicaciones de mis hermanos, nos escoltaron hasta casa.

Imaginen por un momento si las personas que me acompañaban no supieran que soy diabético o no supieran qué hacer en caso de una hipoglucemia grave.

Es muy importante estar informado tú, así como tu círculo más cercano de amigos, en el trabajo, en la escuela, en el club donde practicas algún deporte, etc.

Cambios de hábitos y conducta

Los cambios de hábitos y conducta abarca desde la alimentación y el ejercicio hasta cualquier aspecto que afecte nuestra rutina diaria. Es fundamental mantener una rutina constante para mantener controlados los niveles de azúcar en sangre. Cualquier desviación puede afectar a nuestras glucemias de alguna manera.

Recuerdo una temporada que cada vez que cogía vacaciones, a los dos o tres días acababa teniendo una hipoglucemia nocturna severa y debía ser atendido por el SAMU (Servicio de Atención Médica de Urgencias) en casa. El cambio de rutina que implica las vacaciones, como dar paseos al atardecer, pasar todo el día en la playa o ir a la piscina, junto con la falta del estrés diario, daba como resultado hipoglucemias nocturnas. Además, esto solía suceder más durante el verano, cuando mi nivel de actividad física era más alto.

Recuerdo una noche mientras estábamos de vacaciones en la playa del Mar Menor en Murcia. No recuerdo si fue la segunda o tercera noche, pero desperté con tres sanitarios parados junto a mi cama y lo primero que dije fue “¿Qué hacen estas personas aquí?”. Enseguida, oí a mi madre responder desde los pies de la cama: “¿Qué va a pasar? Pues que te ha dado una bajada de azúcar como todos los veranos”.

Es importante ser conscientes de las posibles situaciones que pueden ocurrir cuando cambiamos nuestros hábitos diarios para poder tomar las decisiones adecuadas. Por ejemplo, yo tengo el hábito de escanear (ya que uso el sistema Flash de monitorización de glucosa FreeStyle) todas las noches antes de acostarme. Dependiendo del resultado de mi glucemia y la flecha de tendencia, decido si necesito comer alguna galleta o beber un vaso de leche antes de acostarme en caso de tener valores bajos, o si es necesario hacer una corrección con insulina rápida en caso de tener valores altos. También tomo decisiones durante el día, como reducir un 10% la dosis de insulina rápida si hago mucho ejercicio, o controlar la ingesta de carbohidratos si no hago actividad física.

No quiero asustar a nadie ni decir que no debemos relajarnos y disfrutar de nuestras vacaciones, todo lo contrario. Lo que quiero transmitir es que, para disfrutar al máximo, debemos ser conscientes de las posibles situaciones que pueden ocurrir y adelantarnos a ellas. Les aseguro que no es agradable pasar parte de las vacaciones en una habitación de hospital debido a una descompensación que podría haberse evitado.

Cambios físicos

Es cierto que los cambios físicos pueden tener un impacto en los niveles de azúcar en sangre y en el manejo de la diabetes. Durante la niñez y la juventud, es crucial mantener un control adecuado de la diabetes para asegurar un crecimiento óptimo y evitar complicaciones relacionadas con la densidad ósea. Esto se logra a través de la administración de insulina y un seguimiento médico cercano. Es importante destacar que el crecimiento también puede verse influenciado por factores genéticos, independientemente de la presencia de diabetes.

Durante la adolescencia, las hormonas se desatan y comenzamos a salir más con amigos. A veces hay menos control por parte de los padres o tutores y algunos pueden estudiar fuera de casa. Nos volvemos más rebeldes y nuestros horarios de comidas y cenas, así como nuestra elección de alimentos, cambian. En definitiva, la adolescencia puede ser una etapa complicada para las personas con diabetes si no se tiene claro que la prioridad debe ser mantener los niveles de azúcar en sangre lo más estables posible.

Además de los cambios en la rutina diaria, las enfermedades, lesiones y otras condiciones médicas también pueden afectar los niveles de azúcar en sangre. Es importante estar informado sobre cómo estos factores pueden influir en la diabetes y tomar medidas adecuadas en consulta con los médicos para manejar cualquier efecto secundario.

Cambios emocionales

Los cambios emocionales pueden tener un impacto significativo en los niveles de azúcar en sangre y en el manejo de la diabetes. El estrés es uno de los factores emocionales más comunes que pueden desencadenar un aumento en los niveles de azúcar en sangre. Durante períodos de estrés, es posible experimentar una mala alimentación, falta de descanso y estar constantemente irritable y a la defensiva. Todo esto puede tener un impacto negativo en el control de la diabetes.

El deporte puede ser una excelente manera de reducir el estrés, ya que durante la actividad física se liberan endorfinas, que actúan como analgésicos naturales y generan sensaciones de euforia y bienestar. Esto puede ayudar a reducir los niveles de estrés, aliviar la tensión muscular y distraer la mente, ya que el deporte requiere concentración. Además, mejorar el sueño y canalizar las emociones de manera positiva son otros beneficios del ejercicio en relación al estrés.

Ante cambios bruscos y estresantes, decido tomar aire y salir a pasear por los jardines cercanos. Es una experiencia renovadora, simplemente el hecho de caminar a buen ritmo y disfrutar de la tranquilidad, el sol y el canto de los pájaros me ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva. El contacto con la naturaleza y la actividad física son clave para manejar el estrés.

Además del estrés, también hay momentos de miedo o pánico que pueden afectar los niveles de azúcar en sangre. Durante situaciones de emergencia o eventos estresantes, el cuerpo produce grandes cantidades de adrenalina, lo que puede resultar en un aumento temporal de los niveles de glucosa en sangre. Es importante estar preparado para estas situaciones y saber cómo manejarlas, incluyendo el monitoreo de los niveles de azúcar y tomando las medidas necesarias para mantenerlos estables.

Los cambios emocionales como el estrés y el miedo pueden influir en los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes. Es importante ser consciente de estos factores y tomar medidas para manejarlos de manera saludable, como la práctica de ejercicio regular, el establecimiento de rutinas de sueño adecuadas y el desarrollo de estrategias de afrontamiento efectivas. Además, es fundamental aprender a reconocer las señales del cuerpo y tomar acciones rápidas para mantener los niveles de azúcar en sangre estables.

Es cierto que reconocer y comprender las señales que nuestro cuerpo nos envía es crucial para las personas con diabetes. Los síntomas de la hiperglucemia, como mucha sed, boca seca, visión borrosa, piel seca, debilidad o cansancio, necesidad frecuente de orinar, son importantes indicadores de niveles altos de azúcar en sangre. Si no se trata, la hiperglucemia puede derivar en cetoacidosis, que presenta síntomas como aliento con olor a fruta, sequedad en la boca, dolor abdominal, náuseas y vómitos, falta de aire, confusión y pérdida del conocimiento.

Conoce tu cuerpo

Una de las primeras cosas que debes hacer cuando te diagnostican diabetes es aprender a reconocer las señales que tu cuerpo te envía, tanto cuando tienes hipoglucemia como cuando tienes hiperglucemia. Esto es crucial, ya que, si no sabes lo que está sucediendo, será difícil alertar a quienes te rodean. Incluso si estás solo, podrías perder el conocimiento y entrar en un coma diabético, lo cual es peligroso e impredecible.

En mi experiencia personal, he aprendido a reconocer los síntomas de las hipoglucemias y las hiperglucemias de una manera única. Cada persona puede tener señales diferentes que les indiquen un desequilibrio en sus niveles de azúcar en la sangre.

Durante una hipoglucemia, me di cuenta de que apretaba mucho los dientes sin darme cuenta. Esta era una señal clara para mí de que algo no estaba bien. Aprender a reconocer estos pequeños cambios en mi cuerpo ha sido fundamental para manejar mi condición de manera efectiva.

Por otro lado, durante una hiperglucemia, descubrí que los olores me molestaban más de lo normal. Los perfumes, los productos de limpieza e incluso los alimentos tenían un olor abrumador para mí. Esta sensación intensa me alertaba de que mis niveles de azúcar estaban demasiado altos y que necesitaba tomar medidas para controlarlos.

Recuerdo un episodio particular de hipoglucemia mientras estaba en el trabajo. Comencé a elevar el tono de voz con mis compañeros. En ese momento, sentí como si fuera un espectador de mis propias palabras, como si mi cuerpo estuviera reaccionando de forma automática sin que yo pudiera controlarlo. Fue una experiencia extraña pero familiar, ya que había experimentado situaciones similares en el pasado.

Es importante destacar que, aparte de los síntomas habituales como mareos, sudoración o temblores, cada individuo puede desarrollar síntomas propios asociados con las hipoglucemias o hiperglucemias. Cada persona puede experimentar síntomas únicos durante las hipoglucemias o hiperglucemias. Aprender a reconocer estas señales individuales es fundamental para manejar eficazmente nuestra condición. Escuchar nuestro cuerpo y buscar ayuda médica cuando sea necesario nos permitirá llevar una vida plena y saludable a pesar de la diabetes.

pluma-papel

Historias de un diabético: Alimentación

La alimentación es muy importante pero no sólo para un diabético, si no para cualquier persona, hay que llevar una alimentación equilibrada. 

Recuerdos de la infancia con diabetes

Todavía recuerdo cuando me diagnosticaron diabetes siendo un niño. En mi casa se comía mucho pan, tortilla de patata, guisos con patata y caldo para mojar el pan. Éramos una familia humilde y no podíamos darnos muchos caprichos.

Mi madre tuvo que empezar a hacerme las comidas midiendo todos los ingredientes al gramo. Si tocaba paella, me la hacía en una sartén pequeña con el arroz justo pesado. Mis bocadillos, eran de mucha mezcla y poco pan ya que sólo podía comer 40 gramos de pan y mi apetito era infinito.

Envidiaba los bocadillos que se comían mis hermanos, mientras que ellos envidiaban los míos, irónicamente. Las cosas han cambiado bastante desde entonces. Ahora cuento raciones de hidratos de carbono y el calculador de bolo me dice cuanta insulina inyectarme. Me pincho tantas veces al día como ingestas hago.

Lo que no ha cambiado es la importancia de llevar una alimentación sana y equilibrada. Comer en exceso grasas o azúcares no le hace bien a nadie, y menos a una persona con diabetes. Aunque los tratamientos hayan avanzado, una buena dieta sigue siendo fundamental para controlar la enfermedad.

Os quiero hablar del índice glucémico, de las raciones de hidratos de carbono que le tenemos que introducir a nuestro contador de bolo y de la carga glucémica de los alimentos.

Índice glucémico y diabetes

El índice glucémico (IG) es la rapidez con la que un alimento puede elevar tu nivel de azúcar en la sangre. Está cuantificada numéricamente del 1 al 100 donde el 100 es la glucosa.

Únicamente los alimentos que contienen carbohidratos tienen un IG. Los aceites, grasas y carnes no tienen un IG, aunque pueden afectar al azúcar en la sangre.

Los alimentos con un IG bajo aumentan lentamente la glucosa en tu cuerpo. Los alimentos con un IG alto aumentan rápidamente la glucosa en la sangre. Hay muchas tablas que te puedes descargar en PDF donde indican el índice glucémico de los alimentos, las raciones y la carga glucémica, y también hay aplicaciones que te indican todos estos datos.

Generalmente los alimentos con IG alto son hidratos de carbono de absorción rápida y los alimentos que tienen un IG bajo son de absorción lenta. 

Yo tengo la costumbre de pincharme 5 minutos antes de comer para que la insulina empiece a hacer efecto a la par que mi organismo va convirtiendo en azúcares los alimentos que voy ingiriendo. La insulina rápida que utilizo es Fiasp y se puede inyectar desde 5 minutos antes de las comidas aproximadamente hasta 20 minutos después del inicio de la comida, y alcanza su efecto máximo entre 1 y 3 horas y el efecto dura entre 3 y 5 horas.  

Debemos identificar bien los alimentos, y siempre con el asesoramiento de tu especialista, para ver que estrategia es la más adecuada, ya que dependiendo del tipo de alimentos que consumas igual tienes que retrasar el pinchazo de insulina o dividirlo.

Factores afectan al índice glucémico

  • La fibra hace que aumente el IG, a mayor fibra mayor IG.
  • La cocción hace que algunos alimentos cambien su IG, ya que al procesarlos o someterlos al calor hace que aumente su IG como por ejemplo la manzana asada. Sin embargo, cuando el almidón se ha cocido y se vuelve a enfriar su IG baja, como ocurre con el arroz, la pasta etc. Cuando como arroz, por ejemplo, tengo que retrasar el pinchazo de insulina ya que si no lo hago termino con glucemias elevadas en sangre.
  • Los alimentos en trozos o enteros tienen un IG más bajo que los líquidos, ya que el organismo los absorbe más lentamente.
  • La madurez de los productos, una fruta muy madura tiene un IG más elevado que la misma fruta en su punto de maduración.

Es muy importante que identifiques muy bien los alimentos para un mejor control de tu diabetes, no es lo mismo una manzana, que una manzana asada, que una manzana muy madura, que un zumo de manzana.

Carga glucémica y diabetes

Si el indice glucémico se refiere a la velocidad con la que un alimento eleva la glucosa en sangre después de haberlo comido, la carga glucémica hace referencia a la cantidad de Hidratos de Carbono que tiene un alimento por ración.

Por ejemplo, la sandía que tiene un IG alto, pero al tener pocos hidratos de carbono por ración hace que tenga una carga glucémica baja. El arroz sin embargo tiene un IG alto, pero al tener muchos hidratos de carbono hace que su carga glucémica sea muy elevada.

Cómo calculamos la carga glucémica

ProductoHC por 100grIGCG
Sandia5753.75
Arroz blanco81.67057.1

Raciones de HC

Es importante contar bien los HC para mantener un buen control de la diabetes. Y para contabilizar esos hidratos de carbono utilizamos las raciones.

1 ración = 10 gramos de HC, esta es la fórmula que se utiliza en España y gran parte de Europa.

1 ración = 15 gramos de HC, esta fórmula la utilizan en México y gran parte de Latinoamérica.

Esta diferencia se debe a que en cada zona geográfica tienen una manera distinta de medir las raciones. En Europa el conteo de HC se expresa por cada 100 gramos de alimento, sin embargo, en México se establece por determinada porción de alimento en medidas caseras ya sea piezas, tazas o cucharadas. De este modo en España cada 100 gramos de manzana contienen 13.8 gramos de hidratos de carbono, y en México 1 pieza de manzana contiene 15 gramos de hidratos de carbono.

Descubriendo el valor de las experiencias personales en el manejo de la diabetes

Cuando uno se enfrenta al diagnóstico de diabetes, el camino puede parecer desafiante y desconocido. Pero a medida que nos adentramos en esta travesía, descubrimos que nuestras experiencias personales tienen un poder transformador en cómo manejamos esta condición.

En el pasado, el método de contar raciones para controlar la diabetes era más complicado y requería pesar cuidadosamente los alimentos. Sin embargo, con el tiempo, hemos aprendido a adaptarnos y encontrar soluciones más prácticas. Por ejemplo, cuando salimos a comer fuera y nos preguntamos cuántas raciones tiene un plato de arroz, podemos utilizar nuestro juicio visual y orientarnos por el volumen. Sin embargo, para obtener resultados más precisos, es recomendable pesar los alimentos en casa. La mayoría de los productos vienen etiquetados con su información nutricional, lo cual nos permite conocer la cantidad de carbohidratos (HC) por cada 100 gramos de alimento. Si un producto no tiene esta etiqueta, existen tablas y aplicaciones disponibles para descargar que nos brindan esta información. A partir de ahí, podemos calcular las raciones necesarias.

Una vez que hemos preparado una receta, podemos dividirla en platos iguales para obtener las raciones por plato.

Es valioso hacer una foto mental del plato o incluso tomar una fotografía para poder comparar las raciones cuando salimos a comer o cenar fuera. Este ejercicio nos ayuda a acertar en el cálculo de las raciones y a mantener un mejor control de nuestra diabetes. Si practicamos este método cada vez que cocinamos en casa, disminuimos la probabilidad de cometer errores al calcular las raciones cuando estamos fuera.

El valor de nuestras experiencias

Sin embargo, más allá de los aspectos técnicos, nuestras experiencias personales pueden ser aún más poderosas en el manejo de la diabetes. Cada uno de nosotros tiene una historia única y personal en relación a esta condición. A través de nuestras experiencias, aprendemos lecciones, descubrimos estrategias efectivas y encontramos apoyo y motivación.

La conexión con otras personas que viven con diabetes también es fundamental. Compartir nuestras historias y escuchar las de otros nos permite aprender, sentirnos comprendidos y encontrar nuevas formas de enfrentar los desafíos. Las redes sociales, comunidades en línea y grupos de apoyo pueden ser excelentes recursos para conectar con personas que tienen experiencias similares.

Nuestras experiencias personales desempeñan un papel crucial en el manejo de la diabetes. Aprender a contar raciones y calcular los carbohidratos es importante, pero las vivencias y lecciones que adquirimos en el camino son igualmente valiosas. Al compartir nuestras historias y conectarnos con otros, encontramos inspiración, fortaleza y la confianza necesaria para llevar una vida plena a pesar de la diabetes.

pluma-papel

Historias de un diabético: Deporte y diabetes

El deporte y la actividad física pueden tener efectos significativos y generalmente positivos en el manejo de la diabetes.

Formas en que el deporte puede afectar la diabetes

  • Mejora la sensibilidad a la insulina: La actividad física ayuda a las células del cuerpo a utilizar la glucosa de manera más eficiente, lo que mejora la sensibilidad a la insulina. Esto significa que el cuerpo necesita menos insulina para mantener los niveles de azúcar en sangre dentro del rango objetivo.
  • Control del peso: El deporte y el ejercicio pueden ayudar a mantener o reducir el peso, lo cual es importante para las personas con diabetes tipo 2, ya que la pérdida de peso puede mejorar la sensibilidad a la insulina y el control del azúcar en sangre.
  • Salud cardiovascular: La diabetes aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. El deporte y la actividad física regular mejoran la salud cardiovascular, reduciendo la presión arterial, los niveles de colesterol y el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Reducción del estrés: El deporte y la actividad física pueden ayudar a reducir el estrés y mejorar el bienestar emocional. El estrés puede afectar negativamente los niveles de glucosa en sangre, por lo que reducirlo puede ser beneficioso para el control de la diabetes.

Aspectos a tener en cuenta al practicar deportes con diabetes

  • Monitoreo de glucosa: La actividad física puede causar cambios en los niveles de azúcar en sangre. Es fundamental monitorearlos antes, durante y después del deporte para realizar ajustes en la insulina, la alimentación o la actividad según sea necesario.
  • Hipoglucemia: El riesgo de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) puede aumentar durante y después del deporte, especialmente en personas con diabetes tipo 1 o que usan insulina. Lleve siempre consigo una fuente rápida de carbohidratos y esté preparado para tratar la hipoglucemia si es necesario.
  • Planificación de comidas y medicamentos: Es posible que deba ajustar las comidas y la medicación antes, durante y después del deporte para mantener los niveles de glucosa en sangre dentro del rango objetivo. Consulte con su médico o educador en diabetes para obtener orientación sobre cómo ajustar su plan de tratamiento.
  • Condiciones relacionadas: Si tiene complicaciones diabéticas como neuropatía, retinopatía o enfermedad cardiovascular, consulte con su médico antes de comenzar cualquier programa de deportes o ejercicio. Es posible que deba modificar su rutina o elegir actividades que sean más seguras y apropiadas para su situación.

Puntos clave que he aprendido

En mi experiencia personal, he aprendido algunas lecciones importantes al practicar deporte con diabetes.

  • Planificación previa al ejercicio: Antes de comenzar cualquier actividad física, es crucial hablar con tu médico y obtener su aprobación. También es importante tener un plan de acción para controlar tus niveles de azúcar en sangre antes, durante y después del ejercicio. Esto puede implicar ajustar la ingesta de carbohidratos o insulina según sea necesario.
  • Monitoreo constante: Durante el ejercicio, es fundamental monitorear regularmente tus niveles de glucosa en sangre. Esto te ayudará a detectar cualquier cambio en tus niveles y tomar las medidas adecuadas para evitar una hipoglucemia o hiperglucemia.
  • Adaptación de la alimentación: Es posible que necesites ajustar tu alimentación antes y después del ejercicio para mantener niveles estables de glucosa en sangre. Aprender qué alimentos funcionan mejor para ti y cuándo consumirlos es clave para un control efectivo de la diabetes durante el deporte.
  • Comunicación abierta: Informar a tu entrenador, compañeros de equipo y personas cercanas sobre tu condición de diabetes es esencial. Deben estar al tanto de cómo actuar en caso de una emergencia, como una hipoglucemia severa, y saber cómo administrar glucagón si es necesario.
  • Escucha a tu cuerpo: Cada persona con diabetes puede tener diferentes reacciones al ejercicio. Es importante escuchar a tu cuerpo y reconocer los signos de hipoglucemia o hiperglucemia. Si experimentas síntomas como mareos, debilidad o sudoración excesiva, detén la actividad y toma las medidas necesarias para equilibrar tus niveles de glucosa.

Conclusión

En general, practicar deportes y mantenerse activo es beneficioso para las personas con diabetes. Sin embargo, es importante planificar y monitorear antes, durante y después del ejercicio para garantizar que la actividad física sea segura y efectiva en el manejo de su diabetes.

El deporte es una parte muy importante para la persona con diabetes, ya que con el deporte se reduce la dosis de insulina que nos inyectamos, e incluso en los diabéticos tipo 2 con ejercicio diario y una buena alimentación pueden llegar a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Recuerda siempre consultar a tu médico o equipo médico para recibir un asesoramiento personalizado y ajustado a tus necesidades individuales.

Cómo afecta el ejercicio físico al cuerpo:

Ejercicio aeróbico

  • Mejora la circulación.
  • Disminuye las enfermedades del corazón.
  • Mejora los niveles de colesterol.

Entrenamientos de resistencia

  • Ayuda a mantener músculos y huesos fuertes.
  • Reduce el riesgo de fracturas y osteoporosis.
  • Aumento de la masa muscular lo que implica mayor consumo de calorías.
  • Previene la neuropatía periférica.

Ejercicios de estiramiento

  • Mantiene flexibles las articulaciones.
  • Evita la rigidez.
  • Reduce la posibilidad de sufrir lesiones.

Pilates

El pilates es una fantástica herramienta para mejorar la salud y la calidad de vida de los diabéticos, ya que integrando el pilates en su rutina diaria mejoran sus glucemias e incrementan sus niveles de energía.

Ejercicio anaeróbico (intensidad 50-75% frecuencia cardiaca)

Los ejercicios más cortos y realizados con mayor intensidad causan mayor fatiga muscular y utilizan otro tipo de fuentes de energía más inmediata glucógeno y fosfocreatina, lo que se traduce en un incremento de la glucosa en sangre ya que tu cuerpo necesita de ese aporte extra para ese momento, pero no penséis que es perjudicial para el diabético este tipo de deporte, todo lo contrario, es beneficioso ya que mejora la sensibilidad a la insulina.

El desafío del ejercicio anaeróbico

Recuerdo cuando decidí comenzar a levantar pesas en el gimnasio para ponerme en forma. Como persona con diabetes, sabía que este tipo de ejercicio anaeróbico podría tener un impacto en mis niveles de azúcar en la sangre. Tras hablar con un monitor especializado, acordamos que llevaría un plátano al gimnasio para consumirlo durante el entrenamiento y evitar posibles bajadas de azúcar. Sin embargo, descubrí que el exceso de glucosa, tanto la proveniente del plátano como la generada por mi propio organismo para hacer frente al ejercicio, causaba niveles de azúcar elevados. Aprendí la importancia de realizar controles más frecuentes después de los entrenamientos y ajustar mi ingesta de carbohidratos según mis necesidades individuales.

Las fluctuaciones en el ejercicio aeróbico

Durante el verano, solía pasar mucho tiempo en la piscina o jugando deportes como fútbol o baloncesto. Estos tipos de ejercicio aeróbico activaban mi metabolismo y requerían energía, lo que a menudo resultaba en bajadas de azúcar. Para contrarrestar esto, aprendí a aumentar mi ingesta de comida antes y después del ejercicio para mantener mis niveles de glucosa estables. Además, siempre llevaba un refrigerio conmigo, como una fruta, para consumirlo durante el ejercicio si era necesario.

Escuchar a mi cuerpo

A lo largo de mi trayectoria, he aprendido que cada persona con diabetes es única y requiere un enfoque personalizado. Escuchar a mi cuerpo se ha convertido en una parte fundamental de mi manejo diario. Si siento fatiga o mareos durante el ejercicio, tomo un descanso y monitorizo mis niveles de glucosa. También he aprendido a reconocer los signos de hipoglucemia y a tener siempre a mano glucosa de acción rápida, como tabletas de glucosa o zumo de fruta, para actuar rápidamente en caso de emergencia.

Mis experiencias personales con la diabetes y el ejercicio físico me han enseñado valiosas lecciones sobre la importancia de adaptar mi alimentación, controlar mis niveles de glucosa y escuchar las necesidades de mi cuerpo. Aunque cada persona con diabetes puede enfrentar desafíos únicos, espero que mis experiencias puedan servir de inspiración y guía para aquellos que también buscan encontrar un equilibrio saludable entre la diabetes y el ejercicio. Recuerda siempre consultar con un profesional de la salud para recibir un asesoramiento personalizado y ajustado a tus necesidades individuales.

Experiencias personales: jugando a baloncesto

Como jugador de baloncesto que he sido durante muchos años, he tenido que aprender a manejar mi diabetes durante los partidos y entrenamientos. Durante este tiempo, he experimentado situaciones en las que me llevaba agua con azúcar para evitar una hipoglucemia, pero también he enfrentado desafíos al ajustar la ingesta de azúcares y encontrar productos adecuados para reponer la glucosa durante el deporte.

  • Ajustando la ingesta de azúcares durante los partidos: Durante los partidos, solía llevar botellas de agua con azúcar para reponer la glucosa que quemaba durante el ejercicio y prevenir una hipoglucemia. Sin embargo, las botellas eran grandes, lo que resultaba en un exceso de glucosa en mi sangre al finalizar el partido. Aprendí que era necesario encontrar una forma más conveniente y segura de mantener mis niveles de azúcar estables durante el juego.
  • La falta de información y productos disponibles: En aquellos tiempos, la información y los productos disponibles para los deportistas diabéticos eran limitados. Me llevó tiempo obtener la información necesaria sobre cómo manejar mi diabetes durante el deporte y encontrar productos adecuados para reponer la glucosa de manera segura. Sin embargo, en la actualidad existen geles de glucosa de acción rápida y lenta, así como una variedad de productos diseñados específicamente para los deportistas diabéticos.
  • Importancia de la comunicación y la preparación: Es fundamental comunicar al entrenador y compañeros de equipo sobre mi diabetes. Les explico cómo medir mis niveles de azúcar y qué hacer en caso de emergencia. Además, me aseguraba de estar preparado para las competiciones, llevando los productos necesarios y realizando controles regulares de glucosa para evitar descompensaciones.
  • Registro y análisis de los niveles de azúcar: Llevar un registro de mis niveles de azúcar antes, durante y después de cada entrenamiento o partido me ha ayudado a identificar patrones y tomar decisiones adecuadas para evitar desequilibrios. Esto permite ajustar la alimentación y la ingesta de carbohidratos según las necesidades de mi cuerpo.

Conclusión

Enfrentar la diabetes mientras se practica deporte puede ser todo un desafío, pero con el tiempo y la experiencia, he aprendido a adaptarme y encontrar un equilibrio. Es importante informar a las personas cercanas sobre la diabetes, prepararse adecuadamente y utilizar los recursos disponibles para tener un manejo seguro y efectivo durante el deporte. Cada persona con diabetes es única, por lo que es esencial consultar con un profesional de la salud para recibir asesoramiento personalizado y ajustado a las necesidades individuales.

Preguntas que debes hacerte

  • ¿Llevas contigo geles de glucosa de absorción rápida y de absorción lenta para cuando lo necesites?
  • ¿Llevas glucagón por si pierdes el conocimiento? 
  • ¿Sabría tu entrenador o compañeros de equipo como administrarlo en caso de necesidad?
  • ¿En caso de pérdida de conocimiento tus entrenadores o compañeros sabrían cómo medirte el azúcar y cómo actuar llegado el caso?
  • ¿Te controlas el azúcar, antes, durante y después de cada entrenamiento, partido etc.…?
  • ¿Tu entrenador es conocedor de tu diabetes?, porque aunque él debe estar informado, su nivel de conocimiento no tiene por qué ser elevado, eres tú el responsable de tú diabetes y le debes indicar las pautas a seguir, “si salgo en mitad del entrenamiento es para controlar el azúcar”, “si ves que no me controlo los niveles de glucosa en los descansos recuérdamelo por favor”, el seguramente lo quiere hacer lo mejor posible, ayúdale.
  • ¿Cómo te preparas para una competición?
  • ¿Anotas las glucemias que te haces antes, durante y después de cada entrenamiento, y con después me refiero al resto del día, con el objetivo de encontrar un patrón y así poder tomar las decisiones más adecuadas para evitar las descompensaciones?

La persona con diabetes está en un constante aprendizaje, y tiene que hacer partícipe a su círculo más cercano y a aquellas personas que crea conveniente. Los límites te los pones tú al no informar a quien corresponda de cómo actuar en caso de hipoglucemia, o no te preparas como toca, o no llevas lo necesario para afrontar ese partido, entrenamiento, reto etc…

pluma-papel

Historias de un diabético: Resiliencia diabética

En algún momento de nuestras vidas, todos nos enfrentamos a desafíos que nos obligan a hacer una pausa y reflexionar sobre lo que realmente importa. La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Y se ha convertido en una parte intrínseca de mi vida y ha sido la catalizadora de una travesía llena de altibajos emocionales y físicos.

La ansiedad, la culpa, la aceptación y la determinación son solo algunas de las emociones con las que me he enfrentado. Pero también descubrirás cómo he encontrado la fuerza y el coraje para superar obstáculos aparentemente insuperables.

¿Que es la resiliencia diabética?

La resiliencia es la capacidad de las personas para hacer frente a situaciones adversas, superar obstáculos y recuperarse de experiencias difíciles. Se trata de la habilidad de adaptarse y mantenerse fuerte frente a la adversidad, en lugar de dejarse llevar por ella. La resiliencia implica tener una mentalidad positiva, flexibilidad, confianza en uno mismo y la capacidad de encontrar soluciones creativas ante los desafíos. Es un rasgo que puede ser desarrollado y fortalecido a lo largo de la vida.

La resiliencia diabética se refiere a la capacidad de una persona con diabetes para adaptarse y sobrellevar los desafíos emocionales y físicos asociados a la enfermedad. Algunos recursos que pueden ayudar a desarrollar la resiliencia diabética incluyen:

  • Educación y conocimiento sobre la diabetes: aprender sobre la enfermedad, cómo manejarla y cómo mantener niveles adecuados de azúcar en la sangre puede brindar confianza y empoderamiento.
  • Apoyo emocional: contar con una red de apoyo compuesta por familiares, amigos o grupos de apoyo de personas con diabetes puede ser de gran ayuda para enfrentar los desafíos emocionales y compartir experiencias.
  • Manejo del estrés: el estrés puede afectar los niveles de azúcar en la sangre, por lo que desarrollar habilidades para manejarlo, como la práctica de técnicas de relajación, puede ser beneficioso.
  • Establecimiento de metas realistas: establecer metas alcanzables y realizar seguimiento de los progresos puede ayudar a mantener la motivación y la sensación de logro.
  • Autocuidado: adoptar hábitos saludables, como seguir una alimentación equilibrada, hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente y tomar los medicamentos según las indicaciones médicas, es fundamental para el bienestar general y el control de la diabetes.
  • Buena comunicación con el equipo de atención médica: mantener una relación abierta y honesta con los profesionales de la salud, y comunicar cualquier duda o inquietud, puede facilitar un mejor manejo de la enfermedad.
  • Aceptación y adaptación: aceptar el diagnóstico de diabetes y adaptarse a los cambios que implica en la vida diaria puede ser un proceso desafiante, pero también una oportunidad para crecer y aprender.
  • Enfocarse en lo positivo: buscar el lado positivo de la situación y encontrar momentos de alegría y gratitud puede ayudar a mantener una actitud optimista y resiliente.

La resiliencia diabética es un concepto en desarrollo y sigue siendo objeto de investigación. Sin embargo, se reconoce como un factor importante en el manejo exitoso de la diabetes y en la mejora de la calidad de vida de las personas con esta enfermedad.

Se ha demostrado que la resiliencia diabética se asocia con una mejor autogestión, menos complicaciones de salud a largo plazo y mayores niveles de bienestar. Por lo tanto, adoptar estas prácticas puede ayudar a que las personas con diabetes lleven una vida más plena.

En suma, la resiliencia diabética es un imprescindible elemento para lograr el éxito en el manejo de esta enfermedad crónica. Es importante recordar que cada individuo es único y lo que funciona para una persona no necesariamente tendrá los mismos resultados en otra. Por ello, toda la información sobre el tema debe ser consultada con un profesional de la salud capacitado antes de ponerla en práctica.

Es importante tener en cuenta que ser diabético requiere adquirir hábitos de alimentación saludables, hacer ejercicio físico regularmente y mantener una comunicación constante con especialistas o educadores en diabetes.

Mi debut

Cuando me diagnosticaron la diabetes a los 11 años, pensé: “¿Y ahora qué? ¿Por qué yo? Seguramente alguno de mis amigos también la tiene”. Pero no fue así. De hecho, mi madre me habló de un niño de mí misma edad que también tenía diabetes, pero que no quería que nadie lo supiera. Lo llevaba muy mal y no lo aceptaba. En ese momento, me di cuenta de todo lo que ese niño se estaba perdiendo, toda su infancia. Para mí, una vez pasados los años, ha sido la mejor etapa de mi vida, sin preocupaciones, jugando con mis amigos.

A medida que vas creciendo, las cosas van cambiando. Tus prioridades son otras. Comienzas a trabajar, tienes novia, hijos. No es que sea malo, y no me arrepiento de nada, pero conlleva más responsabilidad. Siempre recuerdo a ese niño que se escondía por su condición de diabético y, hasta el día de hoy, me pregunto si logró superarlo.

Debo decirles que yo lo tomé bien. No era algo que me gustara, pero enseguida me di cuenta de que era algo con lo que debía vivir. Seguí haciendo lo mismo que hacía antes de que me diagnosticaran la diabetes. Iba al colegio, quedaba con mis amigos para jugar, asistía a mis entrenamientos de baloncesto.

En verano, pasábamos todo el día en la piscina. Lo único que tuve que hacer fue incorporar las pautas de alimentación e inyecciones de insulina a mi vida diaria. Quiero recalcar que las incorporé a mi vida, no al revés. Creo que es un error subordinar la diabetes a todo lo que tienes planeado hacer. No quiero decir que la dejes en segundo plano, ya que es muy importante llevar un buen control de la diabetes para nuestra supervivencia. Sin embargo, no debemos dejar que nos limite en exceso. No incluyamos más limitaciones a esta lista.

La familia

Tampoco debemos olvidar que, cuando me diagnosticaron la diabetes a los 11 años, seguía siendo un niño. La madurez viene con los años, no con la diabetes. Quiero dirigirme a los padres que tienen hijos pequeños con diabetes y recomendarles tranquilidad.

He conocido a muchos padres cuyos hijos fueron diagnosticados con diabetes tipo 1 a edades más tempranas que la mía, y admiten haberlo pasado mal durante los primeros meses, e incluso años. Desde mi experiencia, he encontrado un denominador común: el no saber qué hacer si su hijo tiene una fuerte hipoglucemia, una subida brusca o pierde el conocimiento. Son situaciones estresantes que requieren calma e información sobre cómo actuar.

Mi consejo es recopilar toda la información necesaria a través del endocrino o de un educador en diabetes para enfrentar estas situaciones. En las visitas sucesivas, es importante responder a las dudas que surjan.

No pretendamos que de la noche a la mañana el niño rechace una golosina de su amiguito. Estas cosas suceden y se convierten en simples anécdotas que se recuerdan con cariño con el paso del tiempo. Yo confieso que, aunque no soy un profesional, he sido niño con diabetes y, alguna que otra vez, he pecado.

Sin embargo, hoy en día existe una amplia variedad de productos sin azúcar disponibles para todos los gustos, que se venden en supermercados, kioscos y por internet. Sin embargo, mis padres de vez en cuando me compraban chicles sin azúcar en la farmacia para saciar el antojo. Mientras mis hermanos bebían Fanta de naranja, a mí me compraban Tab, un refresco de cola bajo en calorías, ya que la Coca-Cola light no salió al mercado hasta 1982 y a mí me diagnosticaron la diabetes en 1981. También disfrutaba de Bitter Kas, un refresco con sabor amargo que tampoco contenía azúcar pero me gustaba.

Y con esto, quiero recalcar el papel fundamental de la familia. A estas edades tempranas, son los padres quienes asumen toda la responsabilidad. Nosotros seguimos siendo niños y no tenemos plena conciencia de lo que nos sucede.

Los padres son los primeros en recibir educación sobre la diabetes. Son los que no duermen por si tenemos hipoglucemias nocturnas, los que controlan las comidas, los horarios de las inyecciones de insulina y los que deben estar al tanto de cualquier cambio en nuestra salud. Esto no es una labor fácil, pero es indispensable para el tratamiento adecuado de la diabetes. Y fijaos en la importancia de la familia. ¿Cómo le explicas a un niño que no debe comerse la golosina que le da su amiguito? Por suerte, yo no era de comprarme chucherías antes de que me diagnosticaran la diabetes, así que no iba a empezar a comprarlas después.

Además, los padres juegan un papel clave en brindar apoyo emocional a sus hijos. Es importante que el niño sepa que no está solo, que sus padres o cuidadores están ahí para ayudarlo y apoyarlo en cualquier situación. El brindarles un ambiente tranquilo e incondicional les permitirá afrontar mejor los desafíos que la diabetes les presenta.

El apoyo de la familia es clave para el bienestar del niño, pero también es importante contar con el apoyo de otros profesionales como terapeutas o psicólogos que trabajan con niños. Estos profesionales nos pueden ayudar a manejar mejor la ansiedad, la soledad y los sentimientos de culpa que muchas veces surge al lidiar con una enfermedad crónica como la diabetes.

Es por esto por lo que la clave para un tratamiento exitoso de la diabetes en los niños es contar con el apoyo de todos: familia, profesionales y comunidad. El comprender la situación y no juzgarla nos puede permitir abordarla de una manera más adecuada y asegurar el correcto cuidado para los niños con diabetes.

Un buen equipo, formado por la familia, profesionales y el entorno del niño, puede ayudar en gran medida al tratamiento de diabetes. Contar con especialistas en la materia, como médicos endocrinólogos y nutricionistas, ayudará al niño a establecer una dieta saludable para controlar los niveles de glucosa en sangre.