Hablamos de diabetes y fútbol con Laura Pascual Roques

Hablamos de diabetes y fútbol con Laura Pascual Roques, jugadora de fútbol del CFF Zaragoza

Salva Sánchez: Me llamo Salva Sánchez y soy el fundador de Diabetedario. Diabetedario es una plataforma destinada al mundo de la diabetes y nace de la necesidad de aprendizaje que tenemos los diabéticos y la necesidad de información para normalizar lo que es nuestra enfermedad y llevar un buen control de nuestra diabetes día a día. Y hoy para hablar de diabetes, está con nosotros Laura Pascual.

Laura Pascual: Buenos días. Yo soy deportista, soy jugadora de fútbol, juego en el Zaragoza. Este año he fichado por este equipo, estoy en segunda RFEF, que es más o menos como Tercera División de la liga de fútbol femenina de aquí en España, y soy diabética. También quiero aportar mi granito de arena y contaros un poco mi experiencia, ya que ya soy diabética desde hace algunos años, y cómo he compaginado lo que es la diabetes con el fútbol.

Salva Sánchez: ¿Cuándo debutaste en diabetes?

Laura Pascual: Debuté exactamente en el año 2007. Hace ya… Bueno, yo tenía 8 añitos, hace unos cuantos años, ahora tengo 24. Imagínate todo el recorrido que llevo ya.

Salva Sánchez: ¿Tienes algún recuerdo del momento de tu debut?

Laura Pascual: Si que tengo recuerdos. Fue en verano, me diagnosticaron la diabetes en septiembre, justo al volver al colegio. Creo que fue en la primera semana. Recuerdo que la semana anterior a mi diagnóstico estuve de vacaciones y fuimos a un parque acuático, lo recuerdo perfectamente. Ese día tenía una sed incontrolable e iba al baño constantemente, era bastante exagerado. Mis padres, dado que mi abuela era diabética, tenían alguna idea de lo que podría estar ocurriendo.

En la semana siguiente, me llevaron al hospital, aunque en realidad fui a que me hicieran una medición de glucosa. Mi nivel estaba en 450, un valor muy alto, y tuve que ser ingresada de inmediato. Estaba asustada porque no entendía lo que estaba sucediendo, me preguntaba: “¿Qué está pasando?”. Afortunadamente, tuve el apoyo de mis padres y toda mi familia, especialmente mi abuela, que también era diabética, lo que me hizo sentir muy querida. Sin embargo, estaba muy asustada. Una vez en el hospital, la médica venía regularmente a medirme la glucemia y a inyectarme insulina. Recuerdo que le preguntaba a mi madre: “¿Me están pinchando tanto porque estoy en el médico?”. Finalmente, entendí que sería una parte permanente de mi vida, lo cual en ese momento desconocía por completo.

Salva Sánchez: ¿A qué edad comenzaste a jugar al fútbol?

Laura Pascual: Empecé a jugar al fútbol justo un año después, en 2008. En ese primer año con diabetes, lo compaginé con el baloncesto, que también me gustaba mucho. Durante el tiempo que no estuve en el hospital, jugaba al baloncesto en la escuela. Sin embargo, ya estaba empezando a jugar al fútbol en mi tiempo libre y disfrutaba viendo partidos del Valencia. Al año siguiente, comencé a jugar en el Levante femenino con otras chicas. No jugué en equipos mixtos. El fútbol me ayudó a controlar mejor mi diabetes y a mejorar mi manejo de la glucemia. Creo que el deporte, es fundamental para mantener un buen control de la diabetes.

Salva Sánchez: ¿Cómo gestionabas la diabetes mientras practicabas deporte?

Laura Pascual: Al principio, mis padres supervisaban todo, tanto en la escuela como en el fútbol. Tenía 8 años cuando fui diagnosticada, así que era muy joven. Poco a poco, fui asumiendo más responsabilidad y aprendiendo a cuidar de mi diabetes de forma más autónoma. Sin embargo, al principio, seguía las indicaciones de mis padres. En el equipo de fútbol, no teníamos a nadie que pudiera ayudarme directamente. Mis padres se encargaban de controlar mi glucosa y administrar la insulina. Más adelante, con el tiempo, fui tomando el control por mí misma. Es importante que los equipos deportivos estén mejor informados y preparados para manejar situaciones como hipoglucemias o hiperglucemias que pueden surgir en deportistas con diabetes. Se requieren las herramientas adecuadas para ayudar a los deportistas diabéticos.

Salva Sánchez: Tienes razón, esta información es fundamental y bastante básica. Es importante conocer los síntomas de una hipoglucemia, especialmente cuando estás practicando deportes. Saber cómo actuar en caso de un bajón de azúcar es esencial. En situaciones como un partido, llamar a una ambulancia puede llevar tiempo. En cambio, una simple inyección de glucagón podría solucionar la situación. Es crucial llevar un pequeño dispositivo para medir los niveles de azúcar en sangre, ya que así se puede saber si el problema es causado por una bajada de azúcar o por otra cosa. Tienes toda la razón en destacar la importancia de esta información.

Salva Sánchez: Ahora, ¿cómo gestionas tu diabetes con el deporte de alto nivel? Debe ser bastante diferente en comparación con tus inicios, ya que los entrenamientos son más intensos.

Laura Pascual: Exacto, trato de equilibrarlo de la mejor manera posible. Sin embargo, la diabetes es una enfermedad que puede variar significativamente según cómo te encuentres en ese momento. No siempre es predecible. En el caso del fútbol, que es un deporte bastante explosivo, tiende a aumentar mis niveles de azúcar debido a la adrenalina que genera.

Nunca he tenido una hipoglucemia grave durante los partidos, ya que este deporte tiende más a elevar los niveles de azúcar, gracias a la adrenalina. Terminar los partidos con niveles de glucosa más altos es común.

A menudo, simplemente ajusto mis niveles de azúcar con insulina en lugar de consumir más carbohidratos. El fútbol es un deporte más anaeróbico y explosivo, y se controla de manera diferente.

En los descansos de los partidos, me gusta comer medio plátano y algunas nueces, a menos que mi glucosa esté muy alta, en cuyo caso no como nada. Suelo corregir mis niveles de azúcar, si antes del partido estoy un poco alta, me administro una unidad de insulina, y si estoy un poco baja, no me administro nada. Es importante tener en cuenta que la glucosa después del partido puede ser engañosa, ya que, si me inyecto mucha insulina después del partido, puedo tener una hipoglucemia más tarde. El equilibrio es esencial.

Salva Sánchez: Cuando sometes al cuerpo a estrés físico, como el ejercicio intenso en el fútbol, el cuerpo genera glucagón y glucosa para proporcionar energía adicional. Esto es parte de la respuesta natural del cuerpo al estrés y la demanda de energía. Sin embargo, una vez que el cuerpo ha utilizado esa glucosa adicional, tiende a volver a sus niveles normales.

También debe depender de la posición en la que juegas. ¿Cuál es tu posición en el campo?

Laura Pascual: Soy una jugadora bastante versátil. He jugado en varias posiciones en el campo, como central, lateral, extremo e incluso interior. No tengo una posición fija.

Salva Sánchez: Lo decía porque, por ejemplo, los extremos y los laterales se pegan buenas carreras, van todo el partido para arriba y para abajo. ¿Es así? ¿Hay alguna diferencia entre alguna posición a la hora de las glucemias?

Laura Pascual: Sí, es verdad que, por ejemplo, jugando por la banda, ya sea de lateral o de extremo, y más si es en un campo grande, todo es muy intenso, es un no parar. Ahí sí que es verdad que a lo mejor la glucemia me varía más que si juego de central. Ser central es una posición un poco más estática, aunque cuando tienes que defender a alguna delantera, es una posición que te demanda mucho, pero si no, de extremo o lateral, lo notas más en las glucemias, acabas más alta de tanto sprint y tanto esfuerzo explosivo que has hecho.

Salva Sánchez: ¿Utilizas algún tipo de sistema de monitorización en tu día a día?

Laura Pascual: Actualmente, estoy utilizando el FreeStyle 2, un sistema de monitorización continua de glucosa. Sin embargo, el año pasado, estuve en Tenerife y allí ya tenían el FreeStyle 3, que es el modelo más nuevo. Se supone que deben lanzarlo en todas las comunidades, pero hasta ahora parece que no está disponible en la mayoría de los lugares. El FreeStyle 3 me funcionó muy bien, especialmente para el deporte, ya que es un poco más pequeño y no se despega tan fácilmente debido al sudor o la ducha. A veces, con el FreeStyle 2, se despega antes de las dos semanas que debería durar. Lamentablemente, en Zaragoza todavía no ha llegado el FreeStyle 3, así que aún no he tenido la oportunidad de utilizarlo aquí.

Laura Pascual: Sí, es cierto que estamos esperando la llegada del FreeStyle 3 aquí en Valencia también. En cuanto a la sujeción del dispositivo, he comprado en línea un soporte que ayuda a mantenerlo en su lugar, y me ha funcionado bastante bien. Además, a veces uso una venda que me proporciona el fisioterapeuta del equipo para asegurarme de que se mantenga en su lugar. Pero como mencioné antes, el FreeStyle 2 tiende a despegarse un poco más rápido que el FreeStyle 3, y eso puede ser un desafío. También el FreeStyle 3 tiene una ventaja, que es un sistema de monitorización continuo, es decir, lo escaneas cuando te lo pones y ya tienes las glucemias sin necesidad de volver a escanear.

Salva Sánchez: He escuchado que están planeando una actualización para el FreeStyle 2 que permitirá la monitorización continua sin necesidad de escanearlo constantemente. Eso sería genial para evitar estar escaneándolo todo el tiempo en el brazo.

¿Has tenido problemas con el parche al jugar? ¿Se ha despegado o arrancado en alguna ocasión?

Laura Pascual: No, afortunadamente no he tenido problemas con el parche mientras juego. He tenido suerte en ese sentido. Es cierto que, en el fútbol, con tanto contacto y jugadas a balón parado, podría ser complicado mantener el dispositivo en su lugar, pero hasta ahora los parches que he comprado en Online para sujetar el sensor y la venda que me dan los fisios del equipo para protegerlo un poco más me ha funcionado bastante bien.

Salva Sánchez: ¿La diabetes ha representado algún inconveniente o impedimento para perseguir tus sueños o metas en el deporte? Algunas personas sienten que la diabetes es un obstáculo insuperable, pero cuando comencé a lidiar con la diabetes a los 11 años, mi única meta era jugar con mis amigos y disfrutar del deporte. Los que realmente sufrieron fueron mis padres.

Laura Pascual: No, la verdad es que no ha supuesto ningún inconveniente en absoluto. Al principio, quizás hubo algunas recomendaciones que sugerían que no hiciera deporte, especialmente fútbol, ya que se tenía cierto temor a las hipoglucemias. También está la llamada “luna de miel”, un período en el que las glucemias tienden a ser más bajas, lo que generaba un poco de preocupación al combinarlo con el deporte. Sin embargo, con el tiempo, he aprendido a gestionar la diabetes de manera autónoma y a ajustar la insulina según mi alimentación. Creo que se puede compaginar muy bien y no es una enfermedad que te impida perseguir tus sueños en el deporte, como el mío de jugar al fútbol y llegar alto.

Salva Sánchez: ¿Has tenido compañeras con diabetes o has conocido a alguna contrincante del otro equipo que también tenga diabetes?

Laura Pascual: Sí, mi hermana también es diabética y juega al fútbol. En realidad, ella debutó en 2018, un poco más tarde que yo. Nos ayudamos mutuamente, compartimos consejos y experiencias. También he conocido a algunas personas diabéticas en el mundo del fútbol, aunque a menudo son más contrincantes que compañeras. A veces, cuando ves a alguien con el aparato en el brazo, es como un pequeño símbolo de identificación y te alegra encontrar a otra persona con diabetes.

Salva Sánchez: Sí, parece que los diabéticos estamos bien identificados. ¿Tus padres cómo lo llevan? En mi casa, mi madre ha sido la que más ha sufrido con mi diabetes, siempre preguntándome cuánto tengo y preocupándose. ¿Cómo ha sido en tu caso con dos hijas diabéticas? Supongo que al principio fue un poco complicado.

Laura Pascual: Sí, sobre todo fue más complicado al principio conmigo, ya que fui la primera en tener diabetes. Mi hermana, que fue la segunda, ya tenía la experiencia de lo que yo había pasado. Al principio, impactó mucho en mi familia, dos hijas con diabetes parecía algo increíble. Mi madre estaba muy preocupada, especialmente conmigo, ya que era la primera vez que tenía que lidiar con la diabetes. Aprendió mucho y se esforzó por cuidarme. Mi padre ya tenía más conocimiento sobre el tema debido a que mi abuela también tenía diabetes, así que estaba más preparado. Pero ambos han estado muy involucrados y nos han apoyado mucho a mí y a mi hermana.

Salva Sánchez: Y la información que recibisteis cuando empezasteis, la ves bien,   escasa, porque yo información tuve poca, a mí me cogieron me llevaron al endocrino me puso un régimen de 1200-1500 calorías para uno niño de 11 años, en mi casa dijeron que no, que me iba a morir de hambre.

Laura Pascual: En mi experiencia, cuando estaba en el hospital, me daban comidas con un alto contenido de carbohidratos, lo cual me sorprendió porque, como diabética, sé que los carbohidratos pueden aumentar el nivel de glucosa en sangre. Creo que podría haber sido mejor una dieta con más proteínas y grasas y menos carbohidratos. Reducir la cantidad de carbohidratos es algo que consideraría, pero no estoy en contra de ellos. Al final, cada persona con diabetes es diferente y necesita encontrar su propia forma de gestionarla.

Salva Sánchez: Gracias por compartir tus experiencias y conocimientos. Ahora no quiero entretenerte más, sé que tienes que prepararte para tu partido. ¿Te gustaría enviar un mensaje a las personas que acaban de debutar con la diabetes y pueden sentirse un poco perdidas, así como a aquellos que pueden tener más experiencia, pero también necesitan orientación?

Laura Pascual: Claro, mi mensaje principal es que no tengan miedo de compaginar la diabetes con el deporte, porque es beneficioso. Aunque puede ser una tarea un poco complicada al principio, aprender a administrar la insulina y mantener una alimentación saludable que se adapte al ejercicio es posible. Aunque requiere más atención que para una persona no diabética, vale la pena. Puedes alcanzar tus sueños deportivos siendo diabético. Así que, ánimo a todas las personas que acaban de debutar y a todos los diabéticos en general. ¡Se puede hacer!

Salva Sánchez: Has mencionado algo muy importante, que es mantener una actitud positiva y ver el lado positivo de las cosas. La diabetes puede ser vista como una bendición en ciertos aspectos, ya que te impulsa a cuidar tu salud, practicar deportes y llevar una alimentación saludable, lo cual es beneficioso para cualquier persona, diabetes o no. Es cierto que hay ciertas limitaciones en algunas profesiones, pero en general, la diabetes no debe limitarte en lo que puedes lograr en la vida.

Laura Pascual: Exacto, la diabetes puede ser una motivación para llevar un estilo de vida saludable y cuidarse.

Salva Sánchez. Muchas gracias por aportar tu experiencia. Ha sido un placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *