Historias de un diabético: Deporte y diabetes

El deporte y la actividad física pueden tener efectos significativos y generalmente positivos en el manejo de la diabetes.

Formas en que el deporte puede afectar la diabetes

  • Mejora la sensibilidad a la insulina: La actividad física ayuda a las células del cuerpo a utilizar la glucosa de manera más eficiente, lo que mejora la sensibilidad a la insulina. Esto significa que el cuerpo necesita menos insulina para mantener los niveles de azúcar en sangre dentro del rango objetivo.
  • Control del peso: El deporte y el ejercicio pueden ayudar a mantener o reducir el peso, lo cual es importante para las personas con diabetes tipo 2, ya que la pérdida de peso puede mejorar la sensibilidad a la insulina y el control del azúcar en sangre.
  • Salud cardiovascular: La diabetes aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. El deporte y la actividad física regular mejoran la salud cardiovascular, reduciendo la presión arterial, los niveles de colesterol y el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Reducción del estrés: El deporte y la actividad física pueden ayudar a reducir el estrés y mejorar el bienestar emocional. El estrés puede afectar negativamente los niveles de glucosa en sangre, por lo que reducirlo puede ser beneficioso para el control de la diabetes.

Aspectos a tener en cuenta al practicar deportes con diabetes

  • Monitoreo de glucosa: La actividad física puede causar cambios en los niveles de azúcar en sangre. Es fundamental monitorearlos antes, durante y después del deporte para realizar ajustes en la insulina, la alimentación o la actividad según sea necesario.
  • Hipoglucemia: El riesgo de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) puede aumentar durante y después del deporte, especialmente en personas con diabetes tipo 1 o que usan insulina. Lleve siempre consigo una fuente rápida de carbohidratos y esté preparado para tratar la hipoglucemia si es necesario.
  • Planificación de comidas y medicamentos: Es posible que deba ajustar las comidas y la medicación antes, durante y después del deporte para mantener los niveles de glucosa en sangre dentro del rango objetivo. Consulte con su médico o educador en diabetes para obtener orientación sobre cómo ajustar su plan de tratamiento.
  • Condiciones relacionadas: Si tiene complicaciones diabéticas como neuropatía, retinopatía o enfermedad cardiovascular, consulte con su médico antes de comenzar cualquier programa de deportes o ejercicio. Es posible que deba modificar su rutina o elegir actividades que sean más seguras y apropiadas para su situación.

Puntos clave que he aprendido

En mi experiencia personal, he aprendido algunas lecciones importantes al practicar deporte con diabetes.

  • Planificación previa al ejercicio: Antes de comenzar cualquier actividad física, es crucial hablar con tu médico y obtener su aprobación. También es importante tener un plan de acción para controlar tus niveles de azúcar en sangre antes, durante y después del ejercicio. Esto puede implicar ajustar la ingesta de carbohidratos o insulina según sea necesario.
  • Monitoreo constante: Durante el ejercicio, es fundamental monitorear regularmente tus niveles de glucosa en sangre. Esto te ayudará a detectar cualquier cambio en tus niveles y tomar las medidas adecuadas para evitar una hipoglucemia o hiperglucemia.
  • Adaptación de la alimentación: Es posible que necesites ajustar tu alimentación antes y después del ejercicio para mantener niveles estables de glucosa en sangre. Aprender qué alimentos funcionan mejor para ti y cuándo consumirlos es clave para un control efectivo de la diabetes durante el deporte.
  • Comunicación abierta: Informar a tu entrenador, compañeros de equipo y personas cercanas sobre tu condición de diabetes es esencial. Deben estar al tanto de cómo actuar en caso de una emergencia, como una hipoglucemia severa, y saber cómo administrar glucagón si es necesario.
  • Escucha a tu cuerpo: Cada persona con diabetes puede tener diferentes reacciones al ejercicio. Es importante escuchar a tu cuerpo y reconocer los signos de hipoglucemia o hiperglucemia. Si experimentas síntomas como mareos, debilidad o sudoración excesiva, detén la actividad y toma las medidas necesarias para equilibrar tus niveles de glucosa.

Conclusión

En general, practicar deportes y mantenerse activo es beneficioso para las personas con diabetes. Sin embargo, es importante planificar y monitorear antes, durante y después del ejercicio para garantizar que la actividad física sea segura y efectiva en el manejo de su diabetes.

El deporte es una parte muy importante para la persona con diabetes, ya que con el deporte se reduce la dosis de insulina que nos inyectamos, e incluso en los diabéticos tipo 2 con ejercicio diario y una buena alimentación pueden llegar a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Recuerda siempre consultar a tu médico o equipo médico para recibir un asesoramiento personalizado y ajustado a tus necesidades individuales.

Cómo afecta el ejercicio físico al cuerpo:

Ejercicio aeróbico

  • Mejora la circulación.
  • Disminuye las enfermedades del corazón.
  • Mejora los niveles de colesterol.

Entrenamientos de resistencia

  • Ayuda a mantener músculos y huesos fuertes.
  • Reduce el riesgo de fracturas y osteoporosis.
  • Aumento de la masa muscular lo que implica mayor consumo de calorías.
  • Previene la neuropatía periférica.

Ejercicios de estiramiento

  • Mantiene flexibles las articulaciones.
  • Evita la rigidez.
  • Reduce la posibilidad de sufrir lesiones.

Pilates

El pilates es una fantástica herramienta para mejorar la salud y la calidad de vida de los diabéticos, ya que integrando el pilates en su rutina diaria mejoran sus glucemias e incrementan sus niveles de energía.

Ejercicio anaeróbico (intensidad 50-75% frecuencia cardiaca)

Los ejercicios más cortos y realizados con mayor intensidad causan mayor fatiga muscular y utilizan otro tipo de fuentes de energía más inmediata glucógeno y fosfocreatina, lo que se traduce en un incremento de la glucosa en sangre ya que tu cuerpo necesita de ese aporte extra para ese momento, pero no penséis que es perjudicial para el diabético este tipo de deporte, todo lo contrario, es beneficioso ya que mejora la sensibilidad a la insulina.

El desafío del ejercicio anaeróbico

Recuerdo cuando decidí comenzar a levantar pesas en el gimnasio para ponerme en forma. Como persona con diabetes, sabía que este tipo de ejercicio anaeróbico podría tener un impacto en mis niveles de azúcar en la sangre. Tras hablar con un monitor especializado, acordamos que llevaría un plátano al gimnasio para consumirlo durante el entrenamiento y evitar posibles bajadas de azúcar. Sin embargo, descubrí que el exceso de glucosa, tanto la proveniente del plátano como la generada por mi propio organismo para hacer frente al ejercicio, causaba niveles de azúcar elevados. Aprendí la importancia de realizar controles más frecuentes después de los entrenamientos y ajustar mi ingesta de carbohidratos según mis necesidades individuales.

Las fluctuaciones en el ejercicio aeróbico

Durante el verano, solía pasar mucho tiempo en la piscina o jugando deportes como fútbol o baloncesto. Estos tipos de ejercicio aeróbico activaban mi metabolismo y requerían energía, lo que a menudo resultaba en bajadas de azúcar. Para contrarrestar esto, aprendí a aumentar mi ingesta de comida antes y después del ejercicio para mantener mis niveles de glucosa estables. Además, siempre llevaba un refrigerio conmigo, como una fruta, para consumirlo durante el ejercicio si era necesario.

Escuchar a mi cuerpo

A lo largo de mi trayectoria, he aprendido que cada persona con diabetes es única y requiere un enfoque personalizado. Escuchar a mi cuerpo se ha convertido en una parte fundamental de mi manejo diario. Si siento fatiga o mareos durante el ejercicio, tomo un descanso y monitorizo mis niveles de glucosa. También he aprendido a reconocer los signos de hipoglucemia y a tener siempre a mano glucosa de acción rápida, como tabletas de glucosa o zumo de fruta, para actuar rápidamente en caso de emergencia.

Mis experiencias personales con la diabetes y el ejercicio físico me han enseñado valiosas lecciones sobre la importancia de adaptar mi alimentación, controlar mis niveles de glucosa y escuchar las necesidades de mi cuerpo. Aunque cada persona con diabetes puede enfrentar desafíos únicos, espero que mis experiencias puedan servir de inspiración y guía para aquellos que también buscan encontrar un equilibrio saludable entre la diabetes y el ejercicio. Recuerda siempre consultar con un profesional de la salud para recibir un asesoramiento personalizado y ajustado a tus necesidades individuales.

Experiencias personales: jugando a baloncesto

Como jugador de baloncesto que he sido durante muchos años, he tenido que aprender a manejar mi diabetes durante los partidos y entrenamientos. Durante este tiempo, he experimentado situaciones en las que me llevaba agua con azúcar para evitar una hipoglucemia, pero también he enfrentado desafíos al ajustar la ingesta de azúcares y encontrar productos adecuados para reponer la glucosa durante el deporte.

  • Ajustando la ingesta de azúcares durante los partidos: Durante los partidos, solía llevar botellas de agua con azúcar para reponer la glucosa que quemaba durante el ejercicio y prevenir una hipoglucemia. Sin embargo, las botellas eran grandes, lo que resultaba en un exceso de glucosa en mi sangre al finalizar el partido. Aprendí que era necesario encontrar una forma más conveniente y segura de mantener mis niveles de azúcar estables durante el juego.
  • La falta de información y productos disponibles: En aquellos tiempos, la información y los productos disponibles para los deportistas diabéticos eran limitados. Me llevó tiempo obtener la información necesaria sobre cómo manejar mi diabetes durante el deporte y encontrar productos adecuados para reponer la glucosa de manera segura. Sin embargo, en la actualidad existen geles de glucosa de acción rápida y lenta, así como una variedad de productos diseñados específicamente para los deportistas diabéticos.
  • Importancia de la comunicación y la preparación: Es fundamental comunicar al entrenador y compañeros de equipo sobre mi diabetes. Les explico cómo medir mis niveles de azúcar y qué hacer en caso de emergencia. Además, me aseguraba de estar preparado para las competiciones, llevando los productos necesarios y realizando controles regulares de glucosa para evitar descompensaciones.
  • Registro y análisis de los niveles de azúcar: Llevar un registro de mis niveles de azúcar antes, durante y después de cada entrenamiento o partido me ha ayudado a identificar patrones y tomar decisiones adecuadas para evitar desequilibrios. Esto permite ajustar la alimentación y la ingesta de carbohidratos según las necesidades de mi cuerpo.

Conclusión

Enfrentar la diabetes mientras se practica deporte puede ser todo un desafío, pero con el tiempo y la experiencia, he aprendido a adaptarme y encontrar un equilibrio. Es importante informar a las personas cercanas sobre la diabetes, prepararse adecuadamente y utilizar los recursos disponibles para tener un manejo seguro y efectivo durante el deporte. Cada persona con diabetes es única, por lo que es esencial consultar con un profesional de la salud para recibir asesoramiento personalizado y ajustado a las necesidades individuales.

Preguntas que debes hacerte

  • ¿Llevas contigo geles de glucosa de absorción rápida y de absorción lenta para cuando lo necesites?
  • ¿Llevas glucagón por si pierdes el conocimiento? 
  • ¿Sabría tu entrenador o compañeros de equipo como administrarlo en caso de necesidad?
  • ¿En caso de pérdida de conocimiento tus entrenadores o compañeros sabrían cómo medirte el azúcar y cómo actuar llegado el caso?
  • ¿Te controlas el azúcar, antes, durante y después de cada entrenamiento, partido etc.…?
  • ¿Tu entrenador es conocedor de tu diabetes?, porque aunque él debe estar informado, su nivel de conocimiento no tiene por qué ser elevado, eres tú el responsable de tú diabetes y le debes indicar las pautas a seguir, “si salgo en mitad del entrenamiento es para controlar el azúcar”, “si ves que no me controlo los niveles de glucosa en los descansos recuérdamelo por favor”, el seguramente lo quiere hacer lo mejor posible, ayúdale.
  • ¿Cómo te preparas para una competición?
  • ¿Anotas las glucemias que te haces antes, durante y después de cada entrenamiento, y con después me refiero al resto del día, con el objetivo de encontrar un patrón y así poder tomar las decisiones más adecuadas para evitar las descompensaciones?

La persona con diabetes está en un constante aprendizaje, y tiene que hacer partícipe a su círculo más cercano y a aquellas personas que crea conveniente. Los límites te los pones tú al no informar a quien corresponda de cómo actuar en caso de hipoglucemia, o no te preparas como toca, o no llevas lo necesario para afrontar ese partido, entrenamiento, reto etc…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *