Diabetes y rendimiento Deportivo

Estás aquí:
Tiempo de lectura estimado: 28 min

¿Eres un atleta con diabetes? ¿Alguna vez has querido alcanzar el máximo nivel de éxito en el deporte de competición?

Sabemos que vivir con diabetes puede ser todo un reto. Es posible que necesites un control frecuente de la glucosa en sangre, inyectarte insulina y mucho más.

Preguntas más frecuentes

  • ¿Cómo gestionan los deportistas con diabetes su enfermedad mientras practican deporte?
  • ¿Existen adaptaciones especiales o sistemas de apoyo para los deportistas con diabetes?
  • ¿Están las escuelas deportivas equipadas para ayudar a los deportistas diabéticos a rendir al máximo?
  • ¿Qué consejos daría a los deportistas diabéticos para controlar su enfermedad durante el entrenamiento y la competición?
  • ¿Cómo pueden las escuelas deportivas estar mejor equipadas para ayudar a los atletas diabéticos a alcanzar su máximo rendimiento?

Vivir con diabetes puede suponer un gran reto para los deportistas que intentan alcanzar los niveles más altos de éxito.

Los deportistas se encuentran con que controlar sus niveles de azúcar en sangre mientras compiten es difícil. Y esto dificulta su mejor rendimiento y salud.

Aspectos clave para comprender la importancia del ejercicio en el manejo de la diabetes:

  • Beneficios del deporte en personas con diabetes: La práctica regular de actividad física tiene múltiples beneficios para las personas con diabetes como mejorar la sensibilidad a la insulina, reducir la resistencia a la insulina, controlar el peso, disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mejorar la salud mental y el bienestar general.
  • Elección de la actividad física adecuada. La importancia de elegir una actividad física adecuada para cada individuo, teniendo en cuenta factores como la edad, el nivel de condición física, la preferencia personal y la presencia de posibles complicaciones relacionadas con la diabetes.
  • Monitorización de la glucemia antes, durante y después del ejercicio. Destacar la importancia de monitorizar la glucemia antes, durante y después del ejercicio para prevenir hipoglucemias o hiperglucemias y ajustar la medicación y la alimentación según sea necesario.
  • Ajustes en la medicación y la alimentación. Para evitar desequilibrios en la glucemia durante el ejercicio, se debe ajustar la medicación y la alimentación según las necesidades individuales de cada persona. Esto puede incluir reducir la dosis de insulina antes del ejercicio, consumir carbohidratos adicionales antes, durante o después del ejercicio, y mantenerse hidratado.
  • Prevención de complicaciones. También abordamos la importancia de prevenir complicaciones relacionadas con el ejercicio en personas con diabetes, como lesiones en los pies, hipoglucemia o problemas cardiovasculares. Para ello, recomendamos el uso de calzado adecuado, la monitorización regular de la glucemia y la consulta con el equipo médico.

El papel del ejercicio en personas con diabetes

Es cierto que muchas personas con diabetes, especialmente niños, adolescentes y jóvenes, pueden enfrentar desafíos al practicar deportes debido a la dificultad para controlar sus niveles de glucemia en sangre.

La aparición de hipoglucemias durante o después del ejercicio es un problema común y puede ser resultado de no tomar las medidas necesarias, como ajustar la dosis de insulina o aumentar la ingesta de carbohidratos.

Es fundamental adaptar el tratamiento de la diabetes al tipo de deporte que se practica para mantener un buen control de la enfermedad. Esto implica conocer cómo cada tipo de ejercicio físico puede afectar los niveles de azúcar en sangre y tomar las precauciones adecuadas.

La práctica regular de ejercicio físico reduce la necesidad de insulina y contribuye a un mejor control de la diabetes. Cuantas más sesiones de ejercicio físico se realicen, mejores serán los resultados en el control de la enfermedad. Ajustar correctamente la dosis de insulina y la ingesta de carbohidratos es clave para lograr una mejora en el control de la diabetes.

El ejercicio físico es beneficioso para todas las personas, incluidas aquellas con diabetes. Las personas sedentarias tienen peor salud y calidad de vida en comparación con aquellas que realizan actividad física regularmente. Estudios han demostrado que las personas con diabetes tipo 1 que practican ejercicio físico de intensidad moderada o alta tienen un menor riesgo de desarrollar complicaciones de la diabetes.

Sin embargo, a pesar de los beneficios del ejercicio, también existe el riesgo de hipoglucemia. Por lo tanto, es importante que las personas con diabetes tipo 1 tomen medidas adecuadas para prevenir la hipoglucemia durante el ejercicio.

Recomendaciones

  • Realizar un control riguroso de los niveles de glucosa en sangre antes, durante y después del ejercicio.
  • Ajustar la ingesta de carbohidratos según la intensidad y duración del ejercicio.
  • Realizar el ejercicio acompañados de otras personas que puedan ayudar en caso de hipoglucemia. Llevar alimentos ricos en carbohidratos para tratar rápidamente la hipoglucemia si se produce durante el ejercicio.

Estas precauciones son fundamentales para garantizar una práctica segura y beneficiosa del ejercicio físico en personas con diabetes.

¿Cómo actúa el organismo cuando practicamos ejercicio?

Cuando realizamos ejercicio nuestros músculos necesitan una gran cantidad de glucosa. En un deportista sin diabetes, el proceso de regulación de la glucemia al hacer ejercicio es diferente en comparación con una persona con diabetes.

Proceso de regulación de glucosa en personas sin diabetes

  • Utilización de glucosa como combustible: Durante el ejercicio, los músculos necesitan energía y utilizan principalmente glucosa como fuente de combustible. Existe una reserva limitada de glucosa en forma de glucógeno muscular, que se agota rápidamente durante la actividad física intensa.
  • Captación de glucosa por las células musculares: Cuando la reserva de glucógeno se agota, el cuerpo recurre a la glucosa que circula en la sangre para obtener energía adicional. En una persona sin diabetes, las células musculares pueden captar y transportar la glucosa del torrente sanguíneo al interior de las células para su uso inmediato.
  • Regulación de la insulina: Aunque el ejercicio estimula la captación de glucosa por las células musculares, también reduce la producción de insulina. Esto evita una hipoglucemia excesiva, ya que la insulina es responsable de permitir que la glucosa ingrese a las células. En el deportista sin diabetes, tanto el ejercicio como la insulina actúan de manera similar al facilitar el paso de la glucosa de la sangre al interior de las células.

El hígado

Cuando se realiza actividad física intensa, los niveles de insulina disminuyen para compensar el alto consumo de glucosa por parte de los músculos. Después de aproximadamente 45 minutos, los músculos han utilizado parte de la glucosa almacenada y comienzan a consumir glucosa de la sangre. Para evitar la hipoglucemia, el hígado libera glucosa almacenada y comienza a producir más glucosa a partir de otras sustancias (gluconeogénesis). Cuando el ejercicio es de larga duración y se consume una gran cantidad de glucosa muscular, los niveles de glucosa en la sangre pueden seguir disminuyendo a pesar de la reducción de insulina. Esto se conoce como hipoglucemia inducida por el ejercicio.

En estas situaciones, el cuerpo recurre a una solución de emergencia: el hígado. El hígado desempeña dos funciones importantes en este proceso. Por un lado, es capaz de producir glucosa a partir de otras sustancias presentes en el organismo, en un proceso denominado gluconeogénesis. Por otro lado, el hígado actúa como reserva natural de glucosa en forma de glucógeno hepático. Y puede ser liberado en casos como éste, cuando los niveles de glucosa en la sangre disminuyen debido al ejercicio intenso.

El hígado libera una gran cantidad de glucosa almacenada en forma de glucógeno hacia la sangre para evitar la hipoglucemia. El hígado comienza a producir más glucosa a partir de otras sustancias para mantener los niveles adecuados de glucosa en la sangre durante el ejercicio prolongado.

Este proceso es especialmente importante en personas que tienen diabetes tipo 1, ya que su organismo no produce suficiente insulina de forma natural. Es fundamental controlar los niveles de glucemia antes, durante y después del ejercicio físico, para evitar complicaciones y mantener un adecuado equilibrio metabólico.

Conclusión

Cuando se realiza ejercicio de larga duración y el consumo azúcar por parte de los músculos es elevado,el azúcar en la sangre puede seguir disminuyendo. En estas situaciones, el hígado actúa liberando glucosa almacenada y produciendo más glucosa a partir de otras sustancias. Esto es especialmente relevante en personas con diabetes tipo 1, quienes deben tener un cuidado especial al realizar ejercicio físico.

Es importante destacar que estos mecanismos de regulación son específicos para personas sin diabetes. En el caso de personas con diabetes, la regulación de la glucemia durante el ejercicio puede ser más compleja y requerir un monitoreo y ajuste cuidadosos de la ingesta de alimentos y medicamentos bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Proceso de regulación de glucosa en personas con diabetes

¿ Que pasa cuando se trata de un deportista con diabetes?.

Es importante tener en cuenta cómo el ejercicio puede afectar los niveles de glucosa en la sangre y cómo manejar adecuadamente la administración de insulina. Aquí hay algunos puntos clave a considerar:

  • Ejercicio con exceso de insulina en sangre. Si no se ha reducido suficientemente la dosis de insulina antes de hacer ejercicio, puede haber un mayor riesgo de hipoglucemia. Esto se debe a que el efecto hipoglucemiante del ejercicio se suma al efecto de la insulina, lo que puede resultar en una disminución significativa de los niveles de glucosa en la sangre.
  • Ejercicio con déficit de insulina en sangre. Por otro lado, si se ha reducido demasiado la dosis de insulina antes de hacer ejercicio, el organismo puede tener dificultades para que la glucosa ingrese a las células. La falta de insulina también puede activar la liberación de glucosa por parte del hígado, lo que puede llevar a niveles elevados de glucosa en la sangre después del ejercicio.

Es fundamental encontrar un equilibrio adecuado al ajustar la dosis de insulina antes de hacer ejercicio. Cada persona es única y puede requerir diferentes enfoques según su situación individual.

Además, es importante monitorear regularmente los niveles de glucosa en la sangre antes, durante y después del ejercicio. Esto permitirá realizar ajustes necesarios en tiempo real y garantizar un control adecuado de la glucosa.

Recuerda que ser un deportista con diabetes no es una limitación, sino una oportunidad para mantener un estilo de vida saludable y activo. Con una planificación adecuada y el apoyo necesario, es posible disfrutar del ejercicio y los deportes mientras se mantiene un buen control de la diabetes.

Cómo afecta el ejercicio a los niveles de glucosa en sangre

Cuando se trata de hacer ejercicio con diabetes, es importante tener en cuenta cómo afecta el ejercicio a los niveles de glucosa en la sangre y cómo manejar adecuadamente la administración de insulina.

  • Aumento de los niveles de glucosa. Es posible que los niveles de glucosa en la sangre aumenten incluso sin comer si se reducen o eliminan las dosis de insulina. Esto puede deberse a que el cuerpo necesita insulina para transportar la glucosa desde la sangre hasta las células y usarla como fuente de energía.
  • Reducción de las dosis de insulina durante el ejercicio. Durante el ejercicio, las dosis de insulina deben reducirse, no eliminarse por completo, para evitar la hipoglucemia (niveles bajos de glucosa en la sangre). La cantidad exacta de reducción de la dosis de insulina puede variar según el tipo de ejercicio, la intensidad y la duración. Es importante estar en estrecha colaboración con un profesional de la salud para determinar las dosis adecuadas de insulina durante el ejercicio.

Que es la cetoacidosis

La falta de insulina durante el ejercicio impide que la glucosa ingrese a las células, lo que hace que el cuerpo utilice más grasas y produzca cetonas. Si no se controla adecuadamente, esto puede llevar a una afección grave llamada cetoacidosis. Es importante trabajar en estrecha colaboración con un profesional de la salud para prevenir la cetoacidosis y mantener un buen control de la diabetes durante el ejercicio.

  • Niveles elevados de cetonas: Los niveles elevados de cetonas en la sangre pueden causar síntomas como falta de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal y debilidad. Las cetonas son subproductos del metabolismo de las grasas cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina para utilizar la glucosa como fuente de energía.
  • Pruebas de cetonas. Antes de comenzar cualquier actividad física, es necesario realizar pruebas de cetonas en sangre o en orina, si los niveles de glucosa en sangre están por encima de 300 mg/dl o si se presentan síntomas. Esto ayudará a determinar si hay un exceso de cetonas en el cuerpo y si es seguro hacer ejercicio.
  • Manejo de cetonas elevadas. Si los niveles de cetonas están elevados, es recomendable retrasar el ejercicio hasta que los niveles se normalicen administrando insulina rápida y consumiendo carbohidratos. Es importante seguir las pautas proporcionadas por un profesional de la salud para manejar adecuadamente la cetosis.
  • Monitoreo de cetonas: Los niveles de cetonas se pueden medir utilizando medidores de glucosa específicos o tiras reactivas de orina.

Recuerda

Recuerda que los niveles de cetonas pueden variar dependiendo de la situación individual. Es importante consultar con un profesional de la salud para interpretar tus resultados y tomar las medidas adecuadas. Si tienes niveles elevados de cetonas, especialmente por encima de 3.0

Niveles de cetonasInterpretación
Menos de 0.6 mmol/LNiveles normales
Entre 0.6 y 1.0 mmol/LNiveles ligeramente elevados
Por encima de 3.0 mmol/LRequiere atención médica

Recuerda que cada persona es única y puede requerir un enfoque individualizado para el manejo de la diabetes durante el ejercicio. Siempre consulta con un profesional de la salud especializado en diabetes para obtener pautas específicas y personalizadas.

¿Puede el ejercicio incrementar tus niveles de cetonas?

Sí, el ejercicio puede aumentar los niveles de cetonas en el cuerpo. Durante el ejercicio, hay un aumento en la movilización de grasas y una mayor producción de cetonas en la sangre, incluso en personas sin diabetes. Esto ocurre cuando el cuerpo utiliza las grasas como fuente de energía cuando los niveles de glucosa se agotan durante la actividad física. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los niveles elevados de cetonas durante el ejercicio generalmente vuelven a la normalidad poco después de finalizar la actividad.

Es esencial que las personas con diabetes controlen sus niveles de cetonas durante el ejercicio, especialmente si sus niveles de glucosa en sangre están por encima de 300 mg/dL o si experimentan síntomas relacionados con niveles elevados de cetonas. Realizar pruebas de cetonas en la sangre u orina puede ayudar a determinar si hay un exceso de cetonas en el cuerpo y si es seguro realizar ejercicio. Si los niveles de cetonas están elevados, se recomienda retrasar el ejercicio hasta que los niveles se normalicen mediante la administración de insulina rápida y el consumo de carbohidratos.

Siempre es recomendable consultar con un profesional de la salud o un equipo médico para recibir orientación personalizada sobre cómo manejar la cetosis a través de una “dieta cetogénica” u otras preocupaciones relacionadas con el ejercicio. Ellos pueden brindar recomendaciones específicas sobre cómo ajustar la dosis de insulina antes, durante y después del ejercicio para mantener un control óptimo de la glucosa en sangre.

¿Cómo actúa el organismo después de hacer ejercicio?

Después de finalizar el ejercicio físico, la situación suele ser la siguiente: en la sangre generalmente hay menor cantidad de glucosa, aunque esto puede variar dependiendo de si has consumido alimentos durante el ejercicio. Además, las reservas de glucosa almacenadas en forma de glucógeno en los músculos y el hígado se han agotado debido a la actividad realizada.

Durante el ejercicio, los músculos utilizan el glucógeno almacenado como fuente de energía. A medida que se agotan las reservas de glucógeno, la glucosa en la sangre también puede disminuir, ya que se utiliza para suministrar energía a los músculos en movimiento.

Es importante tener en cuenta que, después del ejercicio, es necesario reponer las reservas de glucógeno mediante la ingesta de carbohidratos. Esto ayuda a restaurar los niveles de glucosa en la sangre y promueve la recuperación muscular.

¿El ejercicio físico puede incrementar los niveles de glucosa en sangre?

Sí, el ejercicio puede incrementar la glucemia o los niveles de glucosa en sangre. Durante el ejercicio de alta intensidad y corta duración, como un combate, el cuerpo utiliza principalmente glucosa como fuente de energía. Como resultado, la glucosa almacenada en forma de glucógeno en los músculos y el hígado se libera a la sangre para ser utilizada por los músculos en actividad.

Este aumento en la demanda de glucosa durante el ejercicio puede elevar temporalmente los valores de glucemia. Sin embargo, es importante destacar que este no es el efecto más común y no suele ser preocupante para personas sanas.

Después del ejercicio, parte de la glucosa en la sangre se reabsorbe y se almacena nuevamente en forma de glucógeno en el hígado y los músculos, lo que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre. Sin embargo, en algunas ocasiones, especialmente cuando se realiza ejercicio intenso y prolongado, puede haber un riesgo incrementado de hipoglucemia o bajos niveles de glucosa en sangre después del ejercicio. Esto se debe a que las reservas de glucógeno pueden agotarse más rápidamente y la producción de glucosa puede no ser suficiente para mantener niveles estables de glucemia.

Es importante tener en cuenta que cada persona puede responder de manera diferente al ejercicio y que aquellos que tienen diabetes u otras condiciones médicas deben seguir las pautas y recomendaciones de sus profesionales de la salud para manejar adecuadamente su glucemia durante y después del ejercicio.

Que tipo de ejercicio incrementa el azúcar en sangre

El ejercicio puede aumentar la glucemia en ciertos casos. Aunque no es el efecto más común, puede ocurrir durante ejercicios de alta intensidad y corta duración, como combates de taekwondo o carreras de velocidad. También se ha observado un incremento en la glucemia durante ejercicios que involucran trabajo de fuerza muscular, como levantamiento de pesas o ejercicios de gimnasia.

Durante estos tipos de ejercicio, el cuerpo puede liberar glucosa adicional en el torrente sanguíneo debido al estrés físico y la demanda energética. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el efecto del ejercicio en los niveles de glucemia puede variar según cada persona y otros factores como la condición física y la sensibilidad a la insulina.

El ejercicio puede activar la producción de hormonas contrarreguladoras, como las catecolaminas, el glucagón y el cortisol, que actúan sobre el hígado para liberar glucosa almacenada y producir más glucosa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la glucosa almacenada en los músculos (glucógeno muscular) solo puede ser utilizada por las propias células musculares y no puede elevar los niveles de glucemia en la sangre.

En ocasiones, después de hacer ejercicio, especialmente si se ha experimentado nerviosismo antes de un partido o una competición importante, es posible que se observe un aumento significativo en los niveles de glucemia. Esto se debe al estrés físico o psicológico, que activa las hormonas contrarreguladoras y aumenta la glucemia.

Factores para comprender cómo puede afectar a los niveles de glucemia:

  • Tipo de ejercicio: Diferentes tipos de ejercicio tienen efectos diferentes en los niveles de glucemia. Por ejemplo, los ejercicios cardiovasculares suelen disminuir la glucemia, mientras que los ejercicios de fuerza pueden aumentarla.
  • Intensidad: El ejercicio de alta intensidad puede tener un mayor impacto en los niveles de glucemia que el ejercicio de baja intensidad.
  • Duración: El tiempo durante el cual se realiza el ejercicio puede influir en el efecto sobre los niveles de glucemia.
  • Frecuencia: La regularidad con la que se realiza el ejercicio también puede tener un impacto en los niveles de glucemia a largo plazo.
  • Nivel de condición física: La condición física de cada individuo puede afectar cómo responde su cuerpo al ejercicio y cómo se ven afectados los niveles de glucemia.
  • Momento del día: El momento en que se realiza el ejercicio puede influir en los niveles de glucemia debido a las variaciones en la sensibilidad a la insulina a lo largo del día.

Es importante tener en cuenta estos factores y realizar ajustes en el tratamiento, como la dieta y las dosis de insulina, según sea necesario, para mantener un control adecuado de los niveles de glucemia durante y después del ejercicio.

Recuerda que, si experimentas hiperglucemia después del ejercicio, es posible que las reservas de glucosa en el hígado y los músculos estén agotadas. En algunos casos, esperar un poco de tiempo puede permitir que los niveles de glucemia vuelvan a la normalidad. Si decides corregir la hiperglucemia con insulina, ten en cuenta que durante las 2-4 horas posteriores al ejercicio, es posible que tengas una mayor sensibilidad a la insulina, por lo que cada unidad de insulina puede tener un efecto más fuerte de lo habitual.

Tipos de ejercicio y consumo de glucosa.

Es cierto que cada tipo de ejercicio físico tiene un consumo de glucosa diferente. Podemos clasificarlos en dos grandes grupos: ejercicios de resistencia cardiovascular y ejercicios de fuerza muscular.

  • Los ejercicios de resistencia cardiovascular, como caminar, correr, nadar, montar en bicicleta, remar o participar en clases de spinning o aeróbic, implican un mayor consumo de glucosa. Estos ejercicios tienden a disminuir los niveles de glucemia durante y después del ejercicio, y este efecto puede durar hasta 12-24 horas posteriores.
  • Los ejercicios de fuerza muscular, como levantar pesas, hacer abdominales, flexiones o deportes como el judo, la lucha o la gimnasia deportiva, implican un consumo de glucosa muscular algo menor que los ejercicios cardiovasculares. Si estos ejercicios se realizan a una intensidad moderada o alta, pueden provocar incrementos en los niveles de glucemia después de la actividad, normalmente de unos 25-50 mg/dl.
  • Es importante tener en cuenta que algunos deportes pueden combinar ambos tipos de ejercicio. Por ejemplo, durante un partido de fútbol, un jugador puede realizar ejercicios de resistencia cardiovascular corriendo de forma continua mientras su equipo ataca, y también ejercicios de fuerza muscular al luchar por posición en un saque de esquina. Por lo tanto, no se trata de clasificar cada deporte en un tipo u otro de ejercicio, sino de analizar qué tipo de ejercicio predomina en cada actividad.

Estos conocimientos pueden ser útiles para ajustar tu tratamiento, tanto en la alimentación como en las dosis de insulina, según el tipo de ejercicio que vayas a realizar. Recuerda que es importante consultar con tu equipo médico para adaptar tu tratamiento de manera adecuada.

Recuerda

  • La intensidad del ejercicio afecta el consumo de glucosa.
  • Los ejercicios de baja intensidad, como caminar o nadar suavemente, no disminuyen significativamente los niveles de glucosa en sangre.
  • A medida que aumenta la intensidad, se consume más glucosa tanto de la sangre como de las reservas de glucógeno muscular.
  • Los ejercicios de alta intensidad de corta duración pueden provocar un aumento en la producción de glucosa, lo que conduce a la hiperglucemia.
  • El ejercicio aeróbico se refiere a ejercicios que se pueden realizar con suficiente oxígeno, mientras que el ejercicio anaeróbico se realiza sin suficiente oxígeno.
  • Los ejercicios anaeróbicos pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre debido al estrés físico que generan en el cuerpo.
  • A medida que aumenta la duración del ejercicio, se consume más glucosa y se agotan las reservas de glucógeno muscular y hepático.
  • Hacer ejercicio de forma frecuente puede llevar a una disminución de las reservas de glucógeno hepático y aumentar el riesgo de hipoglucemia.
  • A medida que mejora la condición física, el cuerpo se vuelve más eficiente en el uso de grasas en lugar de glucosa como fuente de energía durante el ejercicio.
  • Diferentes tipos de ejercicios pueden requerir adaptaciones diferentes en las dosis de insulina y la ingesta de carbohidratos.

Tipos de ejercicio

Tanto el ejercicio aeróbico como el anaeróbico son formas beneficiosas de ejercicio, pero difieren en cómo afectan al organismo. El ejercicio aeróbico es cualquier actividad continua que aumente el ritmo cardíaco y la respiración durante un periodo de tiempo sostenido. Por ejemplo, nadar, correr, montar en bicicleta, hacer senderismo o incluso bailar. Este tipo de ejercicio fortalece el sistema cardiovascular al aumentar la frecuencia cardíaca y la respiración de este modo, los músculos reciben más oxígeno.

El ejercicio anaeróbico es una actividad de menor duración que implica breves ráfagas de energía e intensidad. Actividades como el levantamiento de pesas, el sprint y el HIIT (entrenamiento a intervalos de alta intensidad) entran en esta categoría. Este tipo de ejercicio ayuda a desarrollar la fuerza y la masa muscular, así como a aumentar la potencia y la velocidad del deportista. Mientras que el ejercicio aeróbico es importante para la salud cardiovascular, el ejercicio anaeróbico es importante para desarrollar fuerza y potencia.

Independientemente del tipo de ejercicio que elija, es importante incorporar a su rutina tanto actividades aeróbicas como anaeróbicas para sacar el máximo partido a sus entrenamientos. De este modo, mejorará su salud general, su forma física y su rendimiento. Así que no tengas miedo de mezclar las cosas y probar algo nuevo.

Efectos del ejercicio aeróbico y anaeróbico.

Aquí hay algunos puntos clave:

  • Ejercicio aeróbico: El ejercicio aeróbico, como correr, nadar o andar en bicicleta, puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre. Durante el ejercicio aeróbico, los músculos utilizan la glucosa como fuente de energía y esto ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Además, el ejercicio aeróbico mejora la sensibilidad a la insulina, lo que facilita que la glucosa ingrese a las células y se utilice como combustible.
  • Ejercicio anaeróbico: El ejercicio anaeróbico, como levantar pesas o hacer ejercicios de alta intensidad, puede tener un efecto mixto en los niveles de glucosa en sangre. Durante el ejercicio anaeróbico intenso, los niveles de glucosa en sangre pueden aumentar temporalmente debido al estrés físico y al esfuerzo muscular. Sin embargo, este aumento suele ser compensado por los beneficios a largo plazo del ejercicio anaeróbico, como la mejora de la sensibilidad a la insulina y la quema de glucosa almacenada en forma de glucógeno muscular.

Tanto el ejercicio aeróbico como el anaeróbico tienen efectos diferentes sobre los niveles de glucosa en sangre. El ejercicio aeróbico puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre a corto plazo, mientras que el ejercicio anaeróbico regular también puede mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir la resistencia a la insulina con el tiempo. Por lo tanto, una combinación de ejercicio aeróbico y anaeróbico es ideal para que las personas con diabetes mantengan su salud.

Tipos de ejercicio

Actividades aeróbicasActividades anaeróbicas
Caminar a buen ritmoLevantamiento de pesas
BaileAbdominales
CiclismoCarreras cortas a gran velocidad
Correr a ritmo moderadoGimnasia artística
NataciónLanzamiento de balón medicinal
PatinajeFútbol (se considera un deporte aeróbico-anaeróbico)
AeróbicSaltar a la cuerda
TenisBarras y paralelas
Esquí de fondoSentadillas
ZumbaPress de banca
RemoFlexiones de brazos
BoxeoBurpees
Saltos en trampolínLevantamiento de piernas
Escalada en rocaPeso muerto
SpinningSentadilla con salto

Recuerda que la incorporación de estos ejercicios en tu rutina dependerá de tus objetivos personales, nivel de condición física y cualquier consideración médica. Siempre es recomendable consultar con un profesional de la salud o un entrenador personal antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.

Es importante tener en cuenta que los efectos del ejercicio en los niveles de glucosa en sangre pueden variar según cada individuo y su condición de salud. Es recomendable consultar con un profesional de la salud antes de realizar cualquier tipo de ejercicio y establecer un plan personalizado.

¿Cómo actúa cada tipo de insulina?

Una vez que tienes un mayor entendimiento sobre el ejercicio y cómo afecta a la regulación de la glucosa en sangre, es importante conocer cómo actúa cada tipo de insulina que se utiliza. Actualmente, existen dos tipos principales de tratamientos:

  • Múltiples dosis de insulina: En este tipo de tratamiento, se administra la insulina mediante plumas o jeringas. Se utilizan diferentes tipos de insulina, incluyendo insulina retardada o intermedia (administrada una o dos veces al día) e insulina de acción rápida antes de cada comida del día.
  • Bomba de insulina: Este dispositivo administra una dosis continua de insulina basal a lo largo del día, y permite administrar dosis adicionales de insulina de acción rápida antes de cada comida. La bomba de insulina utiliza únicamente insulina de acción rápida.

Existen diferentes tipos de insulina con características específicas

Tipo de InsulinaTiempo de inicio de la acciónPico de acciónDuración máxima
Análogos rápidos de insulina5-15 minutos45-90 minutos2-4 horas
Insulina regular o rápida30 minutos2-3 horas3-6 horas
Insulina de acción intermedia2-4 horas6-10 horas14-18 horas
Análogos de acción retardada1-2 horasNo tienen o escaso20-24 horas o 8-20 horas
  • Es importante tener en cuenta que estos tiempos son aproximados y pueden variar según cada persona. Siempre es recomendable consultar con un profesional de la salud para determinar el plan de tratamiento adecuado.
  • Es importante trabajar junto con tu médico o profesional de la salud para determinar qué tipo de insulina y qué régimen de administración es el más adecuado para ti. Ellos podrán brindarte una guía personalizada en función de tus necesidades individuales y tus metas de control glucémico.
  • Es importante conocer qué tipo de insulina está actuando en cada momento del día para predecir el efecto del ejercicio en el nivel de azúcar en sangre.
  • Las insulinas de acción rápida tienen un pico de acción más pronunciado, lo que aumenta el riesgo de hipoglucemia durante el ejercicio.
  • Las insulinas de acción retardada generalmente no tienen este efecto pronunciado, pero las insulinas intermedias pueden causar hipoglucemia 6-10 horas después de la inyección.
  • El plan de tratamiento para el ejercicio variará según la acción esperada de la insulina.
  • Si se realiza ejercicio durante el pico de acción de la insulina, se debe reducir la dosis de insulina rápida antes del ejercicio y aumentar el consumo de carbohidratos.
  • Si se realiza ejercicio durante la acción mínima de la insulina, solo se debe aumentar el consumo de carbohidratos.
  • El momento del ejercicio puede afectar significativamente los niveles de azúcar en sangre.

Recomendación de modificación de la dosis de insulina durante la acción mínima de la insulina.

Intensidad del  EjercicioDuración del EjercicioReducción de dosis de insulina
Suave (<60% FC máxima)Corta duraciónNo modificar
 Media duraciónNo modificar
 Larga duraciónNo modificar
Moderada (60-75% FC máxima)Corta duraciónNo modificar
 Media duraciónReducción de dosis de insulina rápida: 10-50%
Reducción de dosis de insulina retardada: 10-20%
 Larga duraciónReducción de dosis de insulina rápida: 5-10% por cada hora de ejercicio
Reducción de dosis de insulina retardada: 5-10% por cada hora de ejercicio
Alta (>75% FC máxima)Corta duraciónNo modificar
 Media duraciónReducción de dosis de insulina rápida: 10-50%
Reducción de dosis de insulina retardada: 10-20%
 Larga duraciónReducción de dosis de insulina rápida: 5-20% por cada hora de ejercicio
Reducción de dosis de insulina retardada: 5-20% por cada hora de ejercicio

Recuerda que estas recomendaciones son orientativas y es importante adaptarlas a las necesidades individuales de cada persona. Siempre consulta con un profesional de la salud para recibir recomendaciones personalizadas sobre el manejo de la insulina durante el ejercicio.

  • Las estrategias de tratamiento para el ejercicio varían según el momento del día y el tipo de ejercicio.
  • Para ejercicios de larga duración, se recomienda reducir significativamente las dosis de insulina.
  • Es importante consultar con un equipo médico para obtener estrategias alternativas para ejercicios de duración muy prolongada.
  • La intensidad del ejercicio determina la cantidad de reducción de insulina necesaria.
  • Las recomendaciones para reducir las dosis de insulina deben adaptarse a las necesidades individuales.
  • Para aquellos que utilizan bombas de insulina, se pueden realizar ajustes tanto en las dosis de insulina previas a las comidas como en las dosis basales.
  • Desconectar la bomba durante el ejercicio es común, pero solo se debe hacer durante períodos más cortos.
  • Se debe prestar atención al momento de la reducción de la insulina para que coincida con el pico de acción de la insulina de acción rápida.
  • Se recomienda no inyectar insulina en los músculos que tendrán un aumento de actividad durante el ejercicio para evitar una absorción aumentada y riesgo de hipoglucemia.
  • Los estudios no han demostrado que la inyección de insulina en zonas específicas disminuya la frecuencia de hipoglucemia durante el ejercicio.
  • Es importante evitar la inyección intramuscular de insulina y administrarla de forma subcutánea para reducir el riesgo de hipoglucemia, especialmente antes de hacer ejercicio.
  • Antes de hacer ejercicio, es necesario verificar los niveles de glucosa en sangre y tomar las medidas adecuadas según los resultados.
  • Si los niveles de glucosa en sangre están por debajo de 100 mg/dl, se debe tomar un suplemento de carbohidratos y retrasar el ejercicio.
  • Si los niveles de glucosa en sangre están entre 100 y 250 mg/dl, se puede comenzar el ejercicio de manera normal.
  • Si los niveles de glucosa en sangre están por encima de 250 mg/dl, se debe verificar la presencia de cetonas y retrasar el ejercicio hasta que se normalicen.
  • Algunos deportes pueden requerir comenzar el ejercicio con niveles ligeramente más altos de glucosa en sangre, como competiciones de fútbol o atletismo.
  • Puede ser beneficioso controlar los niveles de glucosa en sangre antes de competiciones importantes y ajustar la ingesta de carbohidratos en consecuencia.

Alimentación y deporte

La alimentación juega un papel importante al realizar ejercicio, especialmente si es de larga duración. No solo se trata de reducir las dosis de insulina, sino también de contrarrestar el efecto del ejercicio mediante el consumo de carbohidratos adicionales. La cantidad de carbohidratos recomendada variará según cada deportista y las condiciones del ejercicio, como su tipo, duración e intensidad.

Cantidad de carbohidratos recomendada según la duración e intensidad de la actividad:

Intensidad del EjercicioDuración del EjercicioCantidad de Carbohidratos Recomendada
Suave (<60% FC máxima)Corta duración30-60 gramos de carbohidratos por hora
 Media duración30-60 gramos de carbohidratos por hora
 Larga duración30-60 gramos de carbohidratos por hora
Moderada (60-75% FC máxima)Corta duración30-60 gramos de carbohidratos por hora
 Media duración30-60 gramos de carbohidratos por hora
 Larga duración60-90 gramos de carbohidratos por hora
Alta (>75% FC máxima)Corta duración30-60 gramos de carbohidratos por hora
 Media duración60-90 gramos de carbohidratos por hora
 Larga duración90-120 gramos de carbohidratos por hora

Recuerda que estas son recomendaciones generales y la cantidad exacta de carbohidratos necesarios puede variar para cada persona. Es importante consultar con un profesional de la salud, como un dietista o nutricionista, para recibir recomendaciones personalizadas sobre la alimentación durante el ejercicio.

  • Es importante considerar la cantidad de carbohidratos adicionales necesarios para cada tipo de ejercicio.
  • Si el ejercicio no está planificado, puede ser necesario suplementar con carbohidratos como solución.
  • La cantidad de carbohidratos necesarios puede variar según el efecto de la insulina.
  • El tipo de carbohidrato utilizado puede afectar el rendimiento deportivo.
  • Se recomienda consumir los carbohidratos gradualmente durante el ejercicio.
  • Existe una variedad de alimentos sólidos y líquidos que se pueden utilizar durante el ejercicio.
  • Es importante considerar el índice glucémico y la cantidad de carbohidratos consumidos al elegir alimentos.

Bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas contienen azúcares en una proporción del 5 al 8% (entre 5 y 8 g por cada 100 ml de bebida). Esta concentración es la más adecuada para facilitar la digestión y tolerar mejor la bebida durante la práctica deportiva. Además de los azúcares, las bebidas isotónicas también aportan sodio, potasio y cloro, que son electrólitos que ayudan a reponer las pérdidas de minerales durante el ejercicio.

El contenido de carbohidratos en diferentes tamaños de bebidas isotónicas es el siguiente:

TamañoContenido de Carbohidratos
Vaso (200 ml)12 g
Lata (330 ml)20 g
Botella (500 ml)33 g

Recuerda que estas cantidades son aproximadas y pueden variar dependiendo de la marca y el sabor de la bebida isotónica. También es importante tener en cuenta que estas bebidas suelen tener un índice glucémico alto, lo que significa que pueden elevar rápidamente los niveles de glucosa en la sangre.

Refrescos

Los refrescos de cola, naranja, tónica y gaseosas con azúcar tienen un contenido de azúcares de alrededor del 10%. Esto dificulta la digestión cuando el ejercicio es de alta intensidad. Es importante tener en cuenta que los refrescos de cola pueden contener cafeína, lo cual puede incrementar la deshidratación durante el ejercicio.

El contenido de carbohidratos en diferentes tamaños de refrescos es el siguiente:

TamañoContenido de Carbohidratos
Vaso (200 ml)20 g
Lata (330 ml)33 g
Botella (500 ml)50 g

Además, se menciona que los refrescos tienen un índice glucémico alto, lo que significa que pueden elevar rápidamente los niveles de glucosa en la sangre.

Recuerda que el consumo de refrescos durante el ejercicio puede no ser la opción más adecuada debido a su alto contenido de azúcares y su efecto en la digestión y la hidratación. Es recomendable optar por alternativas más saludables y adecuadas para reponer los líquidos y los nutrientes perdidos durante el ejercicio.

Bebidas energéticas

Las bebidas energéticas tienen un alto contenido de azúcares, superando el 10%. Además, contienen sustancias como la taurina o el ginseng, a las que se les atribuyen efectos contra la fatiga mental o física. Sin embargo, debido a su alto contenido de azúcares y sustancias estimulantes, no se recomiendan como suplemento durante la práctica de ejercicio físico.

El contenido de carbohidratos en diferentes tamaños de bebidas energéticas es el siguiente:

TamañoContenido de Carbohidratos
Vaso (200 ml)24 g
Lata (250 ml)30 g
Botella (500 ml)60 g

Además, se menciona que las bebidas energéticas tienen un índice glucémico alto, lo que significa que pueden elevar rápidamente los niveles de glucosa en la sangre.

Recuerda que el consumo de bebidas energéticas durante el ejercicio puede no ser recomendable debido a su alto contenido de azúcares y estimulantes. Es mejor optar por fuentes de energía más saludables y equilibradas para mantener un rendimiento óptimo durante el ejercicio.

Zumos

Los zumos de frutas se pueden distinguir entre los naturales y los comerciales. Los zumos naturales tienen un contenido relativamente bajo en hidratos de carbono, generalmente entre 4-6%. Esto los hace adecuados para su uso similar a las bebidas isotónicas. En este grupo también se pueden incluir los zumos comerciales que indican “sin azúcar añadido”, ya que solo contienen el azúcar natural de la fruta (fructosa) y no se les añade ningún otro tipo de azúcar.

Por otro lado, los zumos comerciales suelen tener azúcar añadido durante su elaboración, lo que eleva su contenido total de azúcar alrededor del 10%, similar a las bebidas refrescantes. En estos casos, se recomienda consultar la etiqueta nutricional, ya que cada fabricante puede añadir diferentes cantidades de azúcar.

Además, hay una diferencia en cómo afectan a la glucemia. Los zumos naturales elevan la glucemia de forma más lenta que los zumos comerciales, que están compuestos principalmente por fructosa.

A continuación, se muestra un resumen del contenido en hidratos de carbono de los zumos de frutas:

Tipo de ZumoCantidadContenido de Hidratos de Carbono
Zumo naturalVaso o brik10 g
(200 ml)Botellín15 g
Zumo comercialVaso o brik20 g
(200 ml)Botellín33 g

Es importante tener en cuenta el índice glucémico, el zumo natural tiene un índice glucémico moderado-bajo y el zumo comercial tiene un índice glucémico alto.

Recuerda que la información nutricional puede variar según la marca y el fabricante, por lo que siempre es recomendable consultar las etiquetas y elegir opciones que se ajusten a las necesidades dietéticas individuales.

Tabletas de glucosa

Ten en cuenta que las tabletas de glucosa pura están diseñadas para elevar rápidamente los niveles de glucemia. Sin embargo, es importante tomarlas con precaución. En algunos casos pueden causar molestias digestivas como dolor abdominal o diarrea debido a la rápida llegada de grandes cantidades de glucosa al intestino. Se recomienda tomarlas poco a poco y siempre acompañadas de líquido para facilitar su absorción.

Tamaño de la tabletaContenido de Hidratos de CarbonoÍndice Glucémico
Pequeña2,5 gAlto
Mediana5 gAlto

Geles de glucosa

Los geles son una mezcla de glucosa (u otros azúcares) con agua y aromas de frutas que forman una emulsión con una textura similar a la miel o la mermelada. Estos geles son más agradables de consumir en comparación con las pastillas o tabletas de glucosa. Sin embargo, en algunas personas pueden causar molestias digestivas, por lo que se recomienda administrarlos en pequeñas cantidades y siempre acompañados de líquido abundante.

En cuanto al contenido de hidratos de carbono, los geles de glucosa suelen tener los siguientes valores:

TamañoContenido de Hidratos de CarbonoÍndice Glucémico
Estándar15 gAlto
GrandeHasta 45 gAlto

Es importante tener en cuenta que los geles tienen un índice glucémico alto, lo que significa que pueden elevar rápidamente los niveles de glucemia.

Barritas energéticas

Las barritas energéticas son productos elaborados a base de cereales o harinas, a los que se les añade azúcares o proteínas. Estas barritas tienen una doble función durante el ejercicio: mantienen los niveles de glucemia y ayudan a combatir el apetito en ejercicios de larga duración. Son muy útiles debido a su facilidad para transportar y conservar, así como por ser de fácil digestión y no ocasionar molestias digestivas.

El efecto de las barritas energéticas en los niveles de glucemia puede variar dependiendo de los ingredientes utilizados. Por ejemplo, las barritas de cereales aumentan la glucemia más rápidamente que aquellas con un mayor contenido proteico.

Además de las barritas de cereales, también existen alternativas elaboradas a base de fruta deshidratada. Estas opciones pueden ser una alternativa a las tradicionales barritas de cereales.

En cuanto al contenido en hidratos de carbono, las barritas de cereales suelen tener entre 15 y 25 gramos, mientras que las barritas proteicas y de frutas suelen tener entre 10 y 15 gramos.

El índice glucémico de las barritas energéticas se considera medio.

Las barritas energéticas son productos prácticos y de fácil digestión que ayudan a mantener los niveles de glucemia y combatir el apetito durante el ejercicio. Su contenido en hidratos de carbono varía según el tipo de barrita, y su índice glucémico se considera medio.

Tipo de BarritaContenido en Hidratos de CarbonoÍndice Glucémico
Barrita de Cereales15-25 gMedio
Barrita Proteica10-15 gMedio
Barrita de Frutas10-15 gMedio

Suplementos y cuidado de la glucemia relacionada con el rendimiento deportivo

  • Mejora del rendimiento deportivo con sustancias legales: Existen algunas sustancias legales que pueden tener un impacto positivo en el rendimiento deportivo. Algunos ejemplos incluyen la cafeína, creatina, beta-alanina y nitrato. Estas sustancias han demostrado aumentar la resistencia, mejorar la fuerza muscular y retrasar la fatiga durante el ejercicio. Sin embargo, es importante asegurarse de cumplir con las regulaciones y restricciones antidopaje establecidas por las autoridades deportivas.
  • Efectos de los suplementos en los niveles de glucemia: La mayoría de los suplementos nutricionales, como vitaminas, minerales y algunos aminoácidos, no tienen un efecto significativo en los niveles de glucemia. Sin embargo, existen algunos suplementos diseñados específicamente para regular los niveles de glucosa en sangre, como los suplementos de glucosa y los suplementos de carbohidratos de rápida absorción. Estos suplementos pueden ser útiles para mantener los niveles de energía durante el ejercicio intenso.
  • Consideraciones para personas con diabetes: Las personas con diabetes deben evaluar la necesidad de tomar suplementos de proteínas o aminoácidos, ya que un exceso de proteínas puede provocar un aumento de peso y niveles elevados de glucemia. Es importante trabajar de cerca con un profesional de la salud para determinar la cantidad adecuada de proteínas necesarias y si los suplementos son necesarios.
  • Precauciones con altas dosis de suplementos: Tomar dosis altas de suplementos durante períodos prolongados puede tener consecuencias negativas para la salud, especialmente en relación con la función renal. Se recomienda seguir las instrucciones de dosificación recomendadas y consultar a un profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento en dosis elevadas.
  • Opciones de suplementos durante el ejercicio: Para mantener los niveles de glucemia durante el ejercicio, existen diferentes opciones de suplementos disponibles. Los geles de glucosa son una opción conveniente y fácil de llevar, pero pueden causar molestias digestivas en algunas personas. Las barritas energéticas son otra alternativa popular, ya que son fáciles de transportar y digerir. Es importante tener en cuenta que diferentes tipos de barritas energéticas pueden tener efectos diferentes en los niveles de glucemia debido a sus ingredientes y composición.

Prevención de la hipoglucemia después del ejercicio

La hipoglucemia puede ocurrir incluso horas después del ejercicio intenso, especialmente en personas con diabetes que utilizan insulina u otros medicamentos para controlar la glucemia. Para prevenir la hipoglucemia, se recomienda ajustar las dosis de insulina según las indicaciones del médico, aumentar la ingesta de carbohidratos después del ejercicio y monitorear los niveles de glucemia con mayor frecuencia. Además, es importante consultar con un profesional de la salud para desarrollar una estrategia personalizada de manejo de la glucemia después del ejercicio.

Recuerda que esta información debe ser utilizada como referencia y siempre es importante consultar a un profesional de la salud o nutricionista antes de tomar decisiones relacionadas con suplementos o cambios en la dieta.

Recomendaciones que no debes olvidar:

  • Llevar siempre una cantidad adecuada de glucosa o hidratos de carbono contigo: Es importante ser autosuficiente y tener a mano alimentos o bebidas que puedan elevar rápidamente los niveles de glucosa en caso de una hipoglucemia durante la actividad física. Esto es especialmente crucial cuando realizas ejercicio en lugares remotos o en solitario.
  • Informar a alguien sobre tu plan de ejercicio: Si te gusta hacer ejercicio solo, asegúrate de informar a un familiar o amigo sobre el área donde planeas realizar la actividad. Además, considera llevar una pulsera o tarjeta de identificación que indique que tienes diabetes y proporcione instrucciones sobre cómo actuar en caso de una hipoglucemia grave.
  • Mantenerse hidratado adecuadamente: Es fundamental mantenerse bien hidratado durante el ejercicio, especialmente si tus niveles de glucosa en sangre están elevados. Recuerda que, en situaciones de hiperglucemia, parte del exceso de glucosa se elimina a través de la orina.
  • Realizar pruebas y llevar un registro: Cada tipo de ejercicio puede requerir un ajuste diferente en la cantidad de hidratos de carbono o reducción de insulina. Es útil llevar un diario donde registres el tipo, intensidad, duración y horario del ejercicio realizado, así como las dosis de insulina utilizadas y los resultados de tus controles de glucemia. Esto te ayudará a determinar la mejor estrategia para mantener niveles estables de glucosa durante el ejercicio.
  • Considerar resistencia a reducir las dosis de insulina: Muchos deportistas con diabetes tipo 1 experimentan cierta resistencia a reducir las dosis de insulina y prefieren aumentar la ingesta de hidratos de carbono para prevenir la hipoglucemia. Sin embargo, esto puede ser insuficiente para ejercicios de larga duración, como salidas en bicicleta o carreras de más de 1 hora. Es importante encontrar el equilibrio adecuado en la administración de insulina y la ingesta de carbohidratos para evitar tanto la hipoglucemia como la hiperglucemia durante el ejercicio.
  • Disfrutar del ejercicio y mantener el control de la diabetes: Finalmente, recuerda disfrutar del placer de hacer ejercicio y de los logros que cada entrenamiento o competición representan. El ejercicio regular puede ayudarte a mejorar el control de la diabetes a largo plazo, pero siempre es importante trabajar en estrecha colaboración con tu equipo médico para adaptar tu plan de tratamiento según tus necesidades individuales.

Recuerda que estas recomendaciones son generales y es fundamental consultar con un profesional de la salud o un nutricionista especializado en diabetes antes de realizar cambios significativos en tu plan de ejercicio o tratamiento.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?
No me gusta 0
Vistas: 25